Artículos

06/02/2017

Artículo de Andrea Carreras-Candi en Conecta Capital: "Cualificación y experiencia al servicio del cliente"

La autoridad europea de mercados (ESMA) publicó hace varios meses el documento que recoge las directrices sobre conocimientos y competencias de los profesionales financieros. El siguiente paso corresponde a los reguladores nacionales, que ahora deben buscar la mejor fórmula de adaptar la normativa en cada país. Así es como empieza la colaboración habitual de Andrea Carreras-Candi, Directora de EFPA España, sobre "Cualificación y experiencia al servicio del cliente" en Conecta Capital.

Artículo de Andrea Carreras-Candi en Conecta Capital: 'Cualificación y experiencia al servicio del cliente'
El documento de ESMA es una base para guiar los conocimientos y la experiencia que deberán atesorar todos los empleados y profesionales bancarios y financieros que, manteniendo trato directo con los clientes, les asesoren o les informen sobre productos de inversión y servicios auxiliares.

Estamos por lo tanto ante un momento crucial para que el sector del asesoramiento dé un salto de calidad en España y se equipare al resto de países de su entorno. Las directrices de ESMA incluyen unas cualificaciones diferenciadas para los profesionales que asesoren a clientes (de mayor exigencia) y para los que ofrecen información renovada de forma periódica. Además, exigen una formación continuada e incluyen un requerimiento imperativo para renovar la cualificación profesional periódicamente, algo que resulta absolutamente necesario, a tenor de los cambios continuos que se producen en los mercados y el aluvión de servicios y productos que lanzan las entidades cada día.

EFPA incrementa en un 50% de candidatos con respecto al 2016
En este sentido, una buena forma de asegurar la buena praxis en el asesoramiento, como sugiere la autoridad europea, pasa por las certificaciones externas. Lo cierto es que en España se están produciendo movimientos en los últimos meses. Muchas entidades y profesionales a nivel particular están apostando por esa forma de certificar sus conocimientos y aptitudes. De hecho, a lo largo del año pasado, en EFPA hemos notado un incremento del 50% en el número de profesionales presentados a las diferentes certificaciones profesionales de la asociación.

Ante lo relevante de la nueva exigencia, hay países de nuestro entorno como Italia e Irlanda que han tomado la iniciativa de someter sus propuestas a la opinión del mercado mediante la convocatoria de una consulta pública. Es una medida más que razonable que sería conveniente que la CNMV contemplase.

Estamos ante una oportunidad de oro para cambiar el chip, desterrar prácticas del pasado y afrontar un nuevo escenario en el asesoramiento, con la plena proyección del cliente como objetivo prioritario. Es un esfuerzo por parte de todos que merecerá la pena. Seamos exigentes y exijámonos un elevado nivel de requisitos. Es una oportunidad que a lo mejor no vuelve a presentarse.

Andrea Carreras-Candi. Directora de EFPA España
post en ConectaCapital