Entrevistas

21/03/2017

Alejandra Pérez Peña: "Mi reto es difundir la imagen de marca de EFPA, como sello de calidad y garantía en el asesoramiento".

La Junta Directiva a propuesta del presidente del comité de servicios, acaba de nombrar a Alejandra Pérez Peña como nueva delegada del Comité de servicios en Galicia, donde EFPA España tiene 869 asesores certificados, lo que la convierte en una de las delegaciones con mayor número de asociados y que genera más actividad.

Alejandra Pérez Peña: 'Mi reto es difundir la imagen de marca de EFPA, como  sello de calidad y garantía en el asesoramiento'.
La nueva delegada del comité de servicios de EFPA España, analiza en una entrevista cuál es el perfil del ahorrador gallego, qué retos se marca desde su nuevo puesto en la delegación y cómo se preparan los asesores y clientes para la entrada en vigor de MiFID II.


Entrevista:
  • ¿Cuál es el perfil del cliente en Galicia? ¿Y cuál es su principal preocupación en el entorno actual?

    El cliente en Galicia es eminentemente conservador, creo que de manera intrínseca más allá de grupos de edad, porque las nuevas generaciones pueden tener a priori conocimientos financieros más depurados, y sin embargo conservan en media un nivel de aversión al riesgo muy notable en lo que se refiere a la inversión. Respecto de sus preocupaciones, las concretas varían evidentemente en función de las circunstancias personales, pero cualesquiera sean sus objetivos financieros considero que les preocupa mucho la credibilidad, la confianza, tanto respecto de los productos y servicios como muy particularmente del interlocutor. Precisamente ahí es donde creo que los asociados a EFPA podemos aportar valor para marcar la diferencia.

     
  • ¿Qué retos se marca como delegada de EFPA en Galicia?

    Desde mi punto de vista el reto fundamental es impulsar la visibilidad de la asociación, tanto entre los profesionales como entre los clientes. El rango de actividades por diferentes vías de EFPA es muy notable, y me gustaría que los asociados, y los profesionales del sector en general, puedan sacar el mayor partido posible de su incuestionable valor añadido, ya no sólo en términos de contenidos, sino también como potenciales fuentes de networking y de generación de sinergias. Respecto de los clientes el reto clave sería, en primera instancia, difundir la imagen de marca de EFPA, como  sello de calidad y garantía en el asesoramiento financiero, para que sea de forma efectiva reconocida y valorada por ellos como elemento diferenciador.

     
  • ¿Están preparados realmente los asesores para la entrada en vigor de MiFID II? ¿Y los clientes, están suficientemente informados?

    Respecto de los asesores, creo que si bien la normativa y su puesta en vigor están interiorizadas por el sector, queda todavía camino por recorrer, en el sentido de que más allá de los requerimientos de cumplimiento, los profesionales no tienen una visión completa de las implicaciones prácticas que sobre el modelo de negocio va a tener lo que es, a mi juicio, el mayor reto normativo del sistema financiero en décadas. De nuevo creo que EFPA, a través de la información que proporciona a sus asociados, y de la participación consultiva de sus responsables en distintas instituciones encargadas de desarrollar la implementación de MIFID II, puede aportarles mucho en este sentido.

    En relación a los clientes, aunque resulte una afirmación dura, creo honestamente que no conocen suficientemente la normativa, y no tanto porque no se les provea de información, sino porque en muchas ocasiones ésta es tan farragosa que dificulta su comprensión. Y aquí tenemos otro nicho de mejora donde aportar valor.
     
  • ¿Por qué recomendaría a cualquier profesional del asesoramiento preparar una certificación de EFPA? ¿Qué te aportó a ti?

    Parecería obvio que los conocimientos técnicos y la visión holística del asesoramiento financiero que proporciona una certificación de EFPA son factores determinantes para motivar a un profesional a acceder a ella. No obstante mi experiencia personal va más allá, puesto además de la profunda formación adquirida para obtenerla, mi percepción de una certificación de EFPA es la de ese sello de calidad y garantía al que me refería anteriormente. Veo la certificación como una imagen de marca que estandariza no sólo habilidades técnicas sino, lo que es tanto o más importante, un compromiso ético y una forma de hacer que defina nuestra actividad profesional. Y todos esos estándares se reconocen además a nivel europeo, algo que yo también he tenido la suerte de contrastar de primera mano, por lo que nuestra proyección como profesionales con una certificación EFPA es más que significativa.
 

En prensa:




 

Clipping: