Entrevistas

08/06/2017

Rosaura Alastruey: “LinkedIn son las páginas amarillas del siglo XXI”

El próximo 13 de junio, después de la Asamblea General de EFPA España (exclusiva para asociados), se celebrará la conferencia: "LinkedIn: networking y marca personal", a cargo de Rosaura Alastruey, reconocida conferenciante, profesora universitaria y autora de pioneros libros, artículos y estudios.

Rosaura Alastruey: “LinkedIn son las páginas amarillas del siglo XXI”
Para Alastruey, el perfil de LinkedIn es la tarjeta de presentación profesional, por lo que, además de incluir toda la información necesaria, debe estar adaptada al objetivo profesional de cada momento.

1. ¿Cuál son las tres claves que debemos saber a la hora de crear nuestro perfil de LinkedIn?
  • Siempre digo que nuestro perfil de LinkedIn es como nuestra tarjeta de presentación profesional. El que lo ve debe entender, de manera muy rápida, no sólo quién somos y ver nuestra trayectoria profesional, sino también, y sobre todo, qué nos diferencia.

    La primera, por supuesto, un perfil completo con toda la información necesaria. La segunda, que se ajuste a nuestro objetivo profesional actual. Y la tercera, que no sirve de nada ese perfil sino está optimizado. No hay que olvidar que es una herramienta digital y como tal tiene sus “especificaciones”. Lo que está claro es que si te buscan y no te encuentran, no existes. 

2. Y para el ámbito específico de los asesores financieros, ¿hay algún aspecto concreto que deban conocer para sacar un mayor rendimiento a su perfil?
  • Además de completo y optimizado para la “máquina” y por el carácter humano de confianza y de relación personalizada que tiene la profesión y que espero que nunca se pierda, potenciar más el apartado de recomendaciones, eso sí, ¡reales! en los diferentes apartados de la plataforma.

    No podemos olvidar que si como profesionales nos queremos diferenciar de los roboasesores que están llegando, una de las claves es que ellos no pueden… ¡tomar café! (de momento). LinkedIn como puerta de acceso y comunicación directa con nuestro cliente (actual y futuro), y más con el cambio de hábitos de la sociedad, pero que nuestro perfil refleje, por parte de ellos, nuestra profesionalidad, creo que sigue siendo un plus.

3. De verdad es LinkedIn una herramienta útil para encontrar trabajo? ¿Qué otras utilidades le podemos encontrar a esta red social?
  • Por supuesto que sí y…muy potente. Es el mayor directorio de profesionales, en búsqueda activa o no, y quizás ahí radica una de las principales diferencias, al que nunca hemos tenido acceso.

    No obstante, y me lo confirmas con tu pregunta, esa manera de verlo y “venderlo” ha desvirtuado mucho la herramienta. LinkedIn no nació, en absoluto, con esa funcionalidad, ya que en sus orígenes (2003-2004, momento en que yo me registré casi de manera pionera en nuestro país) estaba pensado como punto de encuentro de profesionales en activo y de nivel ejecutivo-directivo para establecer contacto y hacer negocios. De hecho, las opciones de empleo no llegaron hasta el 2007. Y eso ha provocado que muchos sólo lo vean bajo ese enfoque laboral y, por tanto, sólo lo usen cuando empiezan a buscar. Veámoslo, desde ya, como una potente herramienta digital con más de 500 millones de usuarios registrados a nivel mundial, de los cuales, 9 millones están en España. Dicho de otro modo, y como a mí personalmente me gusta llamarlo, veámoslo como las “mejoradas páginas amarillas del s.XXI”
     
4. ¿Para qué sirven los grupos de LinkedIn?
  • Son una interesante opción que proporciona LinkedIn y que actúa como “punto de reunión temática”. Y no sólo por temas, sino por empresas, colectivos, etc. Y una vez formamos parte de ellos, un buen sitio para estar al día de mi sector, de las tendencias que llegan, recibir información de interés, debatir con otros profesionales, etc.
     
5. ¿Con qué otras herramientas destacadas cuenta esta red social?
  • Con el último cambio de perfil se han reducido ligeramente o mejor dicho, se han llevado más a la versión premium. Algunos a lo mejor aún recordarán las etiquetas que permitían categorizar a los contactos, el nivel de actividad por color o el potente LinkedIn College para encontrar profesionales de una misma universidad.

    Quizás ahora podemos destacar las “alertas” para ser informado de profesionales que nos interesen sin tener que buscar o el poder “seguir” la actividad de usuarios de la plataforma sin ser aún contactos. Y por supuesto, y aunque no son de LinkedIn propiamente, los pluggins externos que te aportan gran valor. Pero esos, si me lo permites, los veréis en la conferencia.