Noticias de asesoramiento financiero

05/12/2017

Artículo de opinión de Carlos Herrera en el 'Diari de Tarragona': "Sobrevivir a la jubilación"

¿Cuánto hay que ahorrar para que nuestro nivel de vida no se resienta cuando llegue la edad de jubilarnos? Para dar respuesta a esta cuestión, lo primero de todo es conocer cuánto falta para que llegue ese momento. Si nos queda poco, y no hemos sido previsores, tendremos que hacer un esfuerzo extra para ahorrar, pero con un horizonte temporal mucho más amplio, es el momento de empezar a realizar una planificación financiera acorde con nuestro perfil de riesgo e intereses personales con el objetivo de no perder poder adquisitivo una vez que haya finalizado nuestra vida laboral.

Artículo de opinión de Carlos Herrera en el 'Diari de Tarragona': 'Sobrevivir a la jubilación'
La dureza de la crisis económica  puso de manifiesto que no se puede dejar toda la responsabilidad al “Papa Estado”, ya que la pensión pública del futuro cada vez representará un porcentaje más bajo respecto al último salario (la que se denomina tasa de sustitución) por las medidas que deberá acometer el sistema de pensiones de la Seguridad Social para mantener su viabilidad y sostenibilidad.

Esta situación hace necesario que fomentemos una cultura financiera de previsión a largo plazo que asegure el futuro. La clave reside en dibujar una estrategia adaptada a la edad, al perfil de riesgo e intereses personales de cada ahorrador; por suerte, existen múltiples productos y alternativas para este fin.

Al margen de las medidas que el sistema público de pensiones debe tomar para garantizar su sostenibilidad, es fundamental que los gobernantes informen a los ciudadanos sobre cuál será, estimativamente, su futura pensión pública (tal como ya estaba previsto) en base a su cotización actual y a los años cotizados para concienciar a los ahorradores de la necesidad de construir un patrimonio financiero a largo plazo, contando con asesoramiento profesional.

Recordemos que todo sistema de pensiones se basa en tres pilares: el “ahorro” público, el ahorro a través de la empresa y el ahorro individual, estos dos últimos son los llamados sistemas complementarios de pensiones. El primero, el “ahorro” público, es lo que aportamos a través de nuestras cotizaciones a la Seguridad Social para el sistema público de pensiones de reparto. Esto es, lo que cotizamos hoy para mantener a los pensionistas actuales y en el día de mañana, cuando estemos jubilados, lo que nos pagarán otros con su trabajo.

En el caso del ahorro a través de la empresa es dónde, en mi opinión, también hay que evolucionar de una forma contundente, porque es la forma de ahorrar sin que uno se dé cuenta que está acumulando un capital complementario para su jubilación. Este sistema de ahorro a través de la empresa debería ser obligatorio y contributivo, de tal forma que una parte lo aporte la empresa y otra el trabajador, estableciéndose incentivos fiscales que favorezcan la promoción de planes de pensiones de empleo.

(Seguir leyendo el artículo completo)

Carlos Herrera
Asociado a EFPA España