Noticias de asesoramiento financiero

18/12/2017

Artículo por Jordi Martínez en Banca Privada: "Cómo el sector puede fomentar la educación financiera"

La crisis financiera dejó muchos damnificados: entre ellos miles de ciudadanos que no pudieron hacer frente a la cuota de sus préstamos hipotecarios y que en muchos casos perdieron su vivienda; y también miles de ahorradores que confiaron en su entidad y acabaron con supuestos depósitos bancarios que en realidad eran títulos híbridos (preferentes y deuda subordinada).

Artículo por Jordi Martínez en Banca Privada: 'Cómo el sector puede fomentar la educación financiera'
Como muy bien nos recuerda el gran profesor Antonio Argandoña cuando habla de ética y finanzas, en el sector existe una gran asimetría de información que permite, si no se actúa éticamente, que se abuse del cliente. Por desgracia, esto ocurrió a menudo en los últimos años.
 
Para reducir el gap de conocimiento entre quien ofrece productos financieros y quien los compra -es decir, para proteger al consumidor-, se debería ayudar a éste a tener mejores competencias financieras que le permitan tomar mejores decisiones. Estas competencias, entendidas como un mix de conocimientos y habilidades, sería oportuno que las recibiera como una asignatura más, o dentro de alguna de ellas, en la escuela.
 
Cada vez son más los currículos educativos que incluyen la educación financiera como un elemento a tener en cuenta. Paralelamente, el sector está contribuyendo a esta causa mediante la participación en distintos programas de educación financiera que no solo ayudan a los jóvenes en esta labor sino también a otros colectivos, adultos, autónomos, entidades sociales etc.
 
Conozco de primera mano algunos de los programas de educación financiera que desarrolla el sector y que creo que son muy positivos porque consiguen, mediante la explicación de conceptos básicos, mejorar la cultura financiera de la sociedad y, por lo tanto, reducir el gap de conocimiento que he mencionado unos párrafos antes. Y también porqué lo hacen cumpliendo con el código de buenas prácticas de la Educación Financiera promovido por el Banco de España y la CNMV, dejando fuera del aula cualquier logo, marca o producto de las entidades que patrocinan los programas y haciendo participar a expertos independientes en la creación de contenidos.
 
Para entrar más en detalle, EFPA España, participa en el programa de Educación Financiera en las Escuelas de Cataluña, junto a distintas entidades del sector y otras asociaciones de profesionales. Este programa, pionero en el Estado,  y organizado por el Instituto de Estudios Financieros, va por su 6ª edición y acumula cerca de 15.000 talleres y se realiza en más de 350 centros educativos. Los talleres son impartidos por voluntarios y se tratan temas de finanzas personales básicas como: el presupuesto, la diferencia entre una tarjeta de crédito y una de débito, el endeudamiento o la importancia de los impuestos. Este programa se realiza a alumnos de 4º de ESO y también en Centros de Formación de Adultos. Los materiales han ido evolucionando de la mano de las aportaciones de los centros educativos, a través de un comité asesor en el que participan profesores, voluntarios y la propia consejería de educación.
 
EFPA España desarrolla su propio programa de Educación Financiero, dirigido a colectivos profesionales, hasta el momento más de 3500 personas a través de casi 400 talleres impartidos por centenares de voluntarios asociados de EFPA España sobre conceptos como la Planificación Financiera, la Gestión de las inversiones, las Finanzas Socialmente Responsables o conceptos macroeconómicos básicos.

El programa obtiene una valoración muy positiva por parte de los asistentes y en 2018 está previsto abrirlo a los ayuntamientos, para que de este modo, sean todavía más sus beneficiarios. Programas como estos, acompañados del cumplimiento de principios éticos deberían ayudar a mitigar las próximas crisis financieras.
 
Jordi Martínez
Asociado EFPA España