Noticias de asesoramiento financiero

19/01/2018

Artículo por Josep Otero en 'Banca Privada': ¿Como invertir en la nueva era MiFID II?

Una vez MiFID II ha entrado en vigor, el aspecto más relevante para gestionar el patrimonio financiero es seleccionar el método de decisión de las inversiones. Esta afirmación se sustenta porque el método elegido definirá la rentabilidad obtenida en las inversiones, una vez descontados los honorarios, gastos y comisiones.

Artículo por Josep Otero en 'Banca Privada': ¿Como invertir en la nueva era MiFID II?
Y, ¿qué métodos de inversión están disponibles en la nueva era MiFID II?

1.      Ejecución de las propias decisiones

Invertir según propia iniciativa requiere preparación, información, análisis y seguimiento. El inversor deberemos cumplimentar  el test de conveniencia de producto que impone MIFID. No se pagará por gestión o asesoramiento, pero algunos productos serán más caros al estar gravados con mayores comisiones que reducen la rentabilidad. Un ejemplo son los fondos de inversión, cuyas clases limpias se reservan a gestión y asesoramiento, y las caras a comercialización. El resultado dependerá de la capacidad del inversor. Ésta frecuentemente es sobrevalorada, ya que se calcula que solo un 5 % de las personas tienen habilidad inversora innata.
 
2.      Delegación de la inversión

MiFID II denomina ESI a las empresas de inversión que actuarán de intermediarios, gestores o asesores. Son los bancos, EAF, aseguradoras, gestoras ó agencias de valores.

Delegar la inversión significa encargar la gestión a la ESI, marcando unos parámetros previos a través de un contrato de gestión discrecional y un test de Idoneidad que fija la rentabilidad objetivo, horizonte temporal y riesgo. Los productos en cartera deben ser de clases limpias. El resultado dependerá de la pericia del gestor, que será un profesional cuyo objetivo es precisamente maximizar la rentabilidad con el riesgo aceptado. El coste de este servicio suele estar entre el 0,5 % y el 1 %. Ésta es una opción cómoda y racional de invertir, cuya satisfacción vendrá determinada por la relación coste-beneficio.
 
3.      Asesoramiento NO independiente

Asesoramiento significa recibir recomendaciones personalizadas atendiendo a las circunstancias personales del inversor. Es decir, trato individualizado. Se instrumenta mediante contrato y test de idoneidad. El asesor debe tener una acreditación reconocida por CNMV, que exige conocimientos de mercados e instrumentos financieros, experiencia mínima y formación continuada.

Si se opta por asesoramiento NO independiente se acepta que el asesor perciba incentivos y comisiones de los productos que incluye en la cartera de inversión. La norma española permite cobrar incentivos cuando al menos el  25 % de inversiones son productos de terceros y se mejora la calidad del servicio. Por este motivo, no suele haber honorarios de asesoramiento, pero la ESI debe notificar anualmente al inversor los incentivos obtenidos con los productos asesorados. Esto significa una gama limitada de instrumentos financieros, de clases más caras y con mayor concentración en cartera de producto de la propia ESI. El resultado dependerá de la pericia del gestor y de la calidad de los productos seleccionados.
 
4.      Asesoramiento independiente

Esta opción implica que la ESI no percibe incentivos de terceros y que la gama de instrumentos financieros analizados es suficientemente amplia y procede de distintos proveedores. El inversor paga directamente a la ESI los honorarios de asesoramiento. Así, el asesor buscará los instrumentos más baratos y rentables, pues no cobra por colocar el producto en cartera. Los honorarios variarán según la dimensión del asesor, organización, número de inversores que atiende y calidad de servicio, pero podría oscilar entre el 0,20 % y más del 2 % según el importe asesorado.

¿Cual de estos sistemas es más conveniente? Siendo asesor comprenderán que no les aliente a autogestinar sus inversiones. La opción apropiada dependerá de cada inversor, patrimonio, formación y disponibilidad. Lo que si puedo recomendar es que dediquen tiempo suficiente a tomar la decisión y conocer a su asesor.


(Descarga el artículo completo)
 

Josep Otero Sanz
Asociado a EFPA España