Noticias de asesoramiento financiero

24/10/2012

EFPA celebra las nuevas directrices europeas alertando de la importancia de la formación

La European Securities and Markets Authority (ESMA), ha incluido por primera vez en las directrices de la Mifid la importancia de la formación de los asesores financieros a la hora de realizar recomendaciones de ahorro e inversión, una apuesta que EFPA España acoge muy positivamente por cuanto “viene a poner en valor la labor de certificación y formación constante de los asesores financieros desde hace 20 años”, según destacó su presidente, Carlos Tusquets.


La European Securities and Markets Authority (ESMA), ha incluido por primera vez en las directrices de la Mifid la importancia de la formación de los asesores financieros a la hora de realizar recomendaciones de ahorro e inversión, una apuesta que EFPA España acoge muy positivamente por cuanto “viene a poner en valor la labor de certificación y formación constante de los asesores financieros desde hace 20 años”, según destacó su presidente, Carlos Tusquets.

Como directriz general, el regulador europeo aclara que “las empresas de inversión estarán obligadas a velar por que el personal que intervenga en los aspectos sustanciales del proceso de evaluación de la idoneidad disponga de un nivel adecuado de conocimiento y experiencia”. Dentro del apartado dedicado a aclarar la Cualificación del personal de la empresa de inversión se incluyen además varias directrices complementarias dirigidas a garantizar la formación del profesional de la asesoría financiera. Entre ellas, ESMA aclara que “el personal deberá comprender el papel que desempeña en la evolución de la idoneidad y poseer cualificaciones, conocimientos y experiencia necesarios para ejercer sus responsabilidades, en particular un conocimiento suficiente de las normas y procedimientos relevantes”.

El regulador europeo también mantiene que “el personal deberá poseer las cualificaciones necesarias para poder evaluar las necesidades y circunstancias del cliente. Estará igualmente obligado a disponer de suficientes conocimientos técnicos especializados en mercados financieros para comprender los instrumentos financieros que recomiende (o compre por cuenta del cliente), y para decidir si las características de los mismos se ajustan a las necesidades y circunstancias del cliente”.

Por último, y la novedad más destacada, ESMA “constata que algunos Estados miembros exigen la certificación, o una acreditación equivalente, del personal que presta asesoramiento en materia de inversión y/o servicios de gestión de carteras, al objeto de garantizar el nivel adecuado de conocimientos y experiencia de las personas que intervienen en los aspectos sustanciales del proceso de evaluación de la idoneidad”.