Noticias de asesoramiento financiero

14/06/2016

Resumen de la intervención de EFPA España y EFPA Europa en el "III Foro de Asesores Financieros"

Expertos del sector financiero debatieron el 9 de junio sobre los retos que supone para el asesoramiento la nueva regulación MiFID II y la transformación digital de la industria, en el III Foro de Asesores Financieros organizado por la revista Inversión & Finanzas en colaboración con EFPA. Santiago Satrústegui, Vicepresidente de EFPA España, inauguró el encuentro.

Resumen de la intervención de EFPA España y EFPA Europa en el 'III Foro de Asesores Financieros'
Expertos del sector financiero debatieron el 9 de junio sobre los retos que supone para el asesoramiento la nueva regulación MiFID II y la transformación digital de la industria, en el III Foro de Asesores Financieros organizado por la revista Inversión & Finanzas en colaboración con EFPA. Santiago Satrústegui, Vicepresidente de EFPA España, inauguró el encuentro.

“Entre MIFID y la transformación digital”

Primera mesa redonda, moderada por Germán Guevara, Secretario del Comité de Acreditación y Certificación de EFPA Europa, donde han participado Sergio Míguez, Director de Relaciones Institucionales de EFPA España, Carlos García Ciriza, presidente de ASEAFI, Pilar Bravo, directora comercial de Gesconsult, y Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG, quienes han analizado el impacto, los desafíos y las restricciones para la industria que supone MiFID II y la dificultad que supone hacer entender al cliente que debe pagar por un asesoramiento profesional de calidad.

Según Sergio Míguez:
  • “Cobrar al cliente no es fácil en ningún sector y en ningún país. Incluso en EEUU es un reto cobrar al cliente. La gente no está acostumbrada a pagar por el asesoramiento financiero así que lo importante es darle un valor añadido que se sustente en dos pilares: confianza y valor en el proceso de planificación financiera, selección de activos, elección de productos y seguimiento posterior”. Ese valor se logra también con la innovación tecnológica, ha apuntado.
  • Uno de los factores diferenciales que introducirá la nueva normativa es la transparencia. En este sentido, Míguez ha subrayado que “los clientes ya están pagando aunque no lo vean, pero ahora van a poder ver desglosados los servicios que reciben y lo que cuesta cada uno”.
  • Los profesionales informan a los clientes que cuentan con unos conocimientos y una experiencia que puedan certificar, que se hayan comprometido a recertificarse periódicamente y que, además, hayan firmado un código ético, “requisitos que en EFPA se llevan exigiendo desde antes de MiFID II”.
Los expertos han analizado además los costes que van a tener que asumir las entidades financieras para adaptarse a la nueva normativa, el cambio de modelo que se está produciendo en el sector bancario auspiciado por los bajos tipos de interés -desde un modelo de negocio basado en los márgenes por tipo de interés, hacia un modelo apoyado en las comisiones- y sobre la necesidad de que mejore la educación financiera en España.

Clasificación de los productos financieros

La utilidad del semáforo financiero para la clasificación del riesgo de los productos, y la del resto de mecanismos utilizados para medir la idoneidad de los distintos vehículos de inversión, fue uno de los temas de debate en el Foro de Asesores Financieros organizado por Inversión & Finanzas.

Fernando Zunzunegui, Coordinador de Regulación de EFPA España, explicó que toda esta regulación tiene por objetivo “proteger al inversor y que éste pueda comparar distintos productos”. No obstante, el representante de EFPA alertó del riesgo de que convivan tres regulaciones distintas (el semáforo de productos, la clasificación de los fondos de inversión incluida en cada ficha y la del indicador específico para los PRIPs). “La superposición de los diferentes sistemas para la medición de estos riesgos puede crear algo de confusión e incluso la propia ESMA ha llegado a señalar que no contribuye a proteger al inversor,  ni a la entidad para que tenga el respaldo suficiente ante posibles quejas y denuncias”.
 
Además, Zunzunegui hizo hincapié en que:
  • Este tipo de regulación se centre en exceso en la paquetización por productos financieros: “No se entiende por qué no se pone el mismo nivel de riesgo según el tipo de producto, cuando lo cierto es que están en el mismo universo de inversión y riesgos”.
  • “El objetivo final de toda esta normativa tiene que ser que los clientes entiendan todos los riesgos del producto que se contrata, no su funcionamiento técnico”.
  • Las diferencias entre los profesionales que se dediquen a asesor a clientes y aquellos que solo vayan a proveer de información: “MiFID II hará hincapié en este aspecto. Distingue claramente estos dos niveles y da una importancia mayor a la idoneidad de cada servicio prestado al cliente”.
  • Con respecto al nuevo semáforo de productos, Zunzunegui explicó que se trata de una iniciativa que nació del Defensor del Pueblo y que asumió el Ministerio de Economía: “Fue positiva en cuanto a su intención inicial, que no era otra que la de proteger al inversor, pero puede dar lugar a malas interpretaciones”. Sobre todo, en cuanto a la interpretación de los productos que están incluidos dentro del color rojo. “Está previsto que cuando un inversor quiera cruzar en rojo, se le vaya a alertar, pero no lo tiene prohibido. Lo que sí que no puede hacer un asesor es recomendar un producto que no sea el idóneo según su perfil”.  
Los robo-advisors no sustituirán al asesor
 
La última mesa de la jornada sobre asesoramiento financiero abordó el desafío y las oportunidades que se presentan en el sector con el desarrollo de las nuevas tecnologías, a la hora de mejorar la calidad y el servicio a los clientes.

Karim Zouhdi, Director Ejecutivo de EFPA Europa, destacó el valor añadido que ofrecen los asesores debidamente cualificados: “En ningún caso, un sistema de gestores automatizados podrá sustituir la labor de un asesor financiero”. Además, Zouhdi explicó que “la clave está en la formación de los clientes. En este punto, el asesor debe tener un papel fundamental, una labor que no puede realizar ningún robo-advisor”.

Otro de los peligros sobre los que quiso alertar Zouhdi, con respecto a la influencia que tendrán las nuevas tecnologías en el sector del asesoramiento, es que “todo el mundo debe tener acceso a recibir un asesoramiento de calidad, los clientes con menos poder adquisitivo puede que sean derivados a los robo-advisors”.
 
En todo caso, el experto de EFPA explicó que será muy positiva la entrada en vigor de MiFID II, a través de la cual “todos Ios asesores financieros que se quieran sentar con un cliente tendrán que contar con unos conocimientos mínimos, que no están definidos pero que suponen una novedad para España”.

EN PRENSA:

Información:

Imágenes: