Noticias de asesoramiento financiero

20/12/2013

¿Y si nos toca el Gordo de Navidad? ¿Cómo rentabilizamos nuestro premio?

¿Te imaginas que te toca el premio Gordo de la Lotería de Navidad? ¿Qué impuestos me afectan?, ¿dónde invertir?, ¿es bueno amortizar mi hipoteca? Tras la alegría inicial, para mucha gente el premio se convierte en un suplicio, puesto que supone una enorme responsabilidad. Según las estadísticas, tres cuartas partes de los ganadores de la lotería tienen mucho menos dinero cinco años después de ganar un premio.

¿Y si nos toca el Gordo de Navidad? ¿Cómo rentabilizamos nuestro premio?
¿Te imaginas que te toca el premio Gordo de la Lotería de Navidad? Tras la alegría inicial, para mucha gente el premio se convierte en un suplicio, puesto que supone una enorme responsabilidad. Según las estadísticas, tres cuartas partes de los ganadores de la lotería tienen mucho menos dinero cinco años después de ganar un premio.
No obstante, si lo gestionamos bien, nos puede ayudar, en el medio y largo plazo, a mejorar nuestro bienestar y nivel de vida: podemos emprender un nuevo negocio, mejorar la educación de nuestros hijos o asegurarnos una cómoda jubilación. Por el contrario, una mala gestión nos puede acarrear un problema añadido. EFPA España ha elaborado un documento con algunas cuestiones importantes que debemos plantearnos a la hora de gestionar el importe de nuestro premio.

1.    ¿Qué impuestos tengo que pagar? Desde el 1 de enero de 2013, los premios de Loterías y Apuestas del Estado tienen un gravamen especial del 20% para los premios que superen la cantidad de 2.500 euros, por lo que el sorteo de Navidad de este año será el primero que estará gravado. De este modo, si nos tocan 400.000 euros correspondientes a un décimo premiado con el ‘Gordo’, el importe del premio después de impuestos sería de 320.000 euros. Este gravamen especial del 20 % será retenido por la misma entidad de Loterías que abone el premio, y dicha retención constituye la tributación definitiva, de manera que no se debe incluir de nuevo en la declaración del IRPF del año 2013 (a presentar en mayo de 2014).
Hay que recordar que una vez invertido nuestro dinero, tendremos que pagar los impuestos correspondientes a los rendimientos que genere, por lo que será fundamental tener en cuenta algunos productos financieros, como los fondos de inversión, que ayudan a diferir el pago de estos impuestos.

2.    ¿Dónde invierto el dinero? Lo primero es no precipitarse y evitar caer en la trampa de contratar un producto ‘gancho’. Hay que ser consciente de que  cuanto mayor sea el riesgo de nuestra inversión, más dinero podremos ganar, pero también perder. Por otra parte, debemos tener en cuenta la fiscalidad de cada producto financiero y conocer bien en qué estamos invirtiendo nuestro dinero. Asesórese profesionalmente y consulte varias opiniones.

3.    ¿Me conviene amortizar mi hipoteca? Cada caso es distinto porque cada familia parte de una situación financiera distinta. Hay que tener en cuenta que se ha eliminado la deducción en la adquisición de vivienda habitual a partir del 1/1/2013, por lo que la amortización de la hipoteca podría ser una opción interesante.
Es cierto que todo el mundo está intentando reducir su deuda, pero si nuestra financiación es adecuada (coste, plazos, saldo pendiente de amortizar...), no hay porqué ir corriendo a levantar el préstamo. Existen algunas inversiones seguras que rinden por encima del coste de la hipoteca y en un contexto de tipos tan bajos, resulta apetecible aprovechar la rentabilidad de algunos productos.

4.    ¿Me afectará al Impuesto de Patrimonio? Sin duda. Tanto si lo invertimos como si lo mantenemos en efectivo, pasará a formar parte de nuestro patrimonio. Desde 2011 está sujeto al impuesto si supera, junto al resto de nuestro patrimonio, los límites exentos. Es decir, el de 700.000 euros de mínimo exento general y el de 300.000 euros de vivienda habitual, sin perjuicio de la regulación que haya establecido cada comunidad autónoma respecto a estos límites y otras bonificaciones. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid es la única que mantiene la bonificación del 100% del Impuesto en 2013, después de que Baleares y la Comunidad Valenciana la eliminaran.

Solamente Cataluña y Extremadura han aprobado mínimos exentos diferentes a los 700.000 euros:
  • En Cataluña, el importe del mínimo exento se fija en 500.000 euros.
  • En Extremadura, los contribuyentes con discapacidad física, psíquica o    sensorial, podrán aplicar los siguientes importes. 
    a) 800.000 euros, si el grado de discapacidad es igual o superior al 33% e    inferior al 50 por 100.

    b) 900.000 euros, si el grado de discapacidad es igual o superior al 50% e    inferior al 65 por 100.

    c) 1.000.000 euros, si el grado de discapacidad es igual o superior al 65 por    100.
Los restantes contribuyentes residentes en Extremadura aplicarán el mínimo    exento general, de 700.000 euros.

5.  Vigile y cuide bien su dinero. Todos los puntos anteriores no tienen ningún sentido si no cuidamos y gestionamos bien nuestras inversiones. Es importante contar con un sistema de seguimiento y evaluación que permita tomar decisiones adecuadas teniendo en cuenta todos los factores, las variaciones de mercado, nuestro perfil de inversión y los cambios en nuestras circunstancias personales.

6.    El concepto inversión va asociado al largo plazo. La clave del éxito estará en adaptar las decisiones de ahorro a nuestras necesidades, teniendo en cuenta el horizonte temporal. Invertir a corto plazo es igual a especular. Un asesor financiero cualificado que nos acompañe en la planificación de nuestras finanzas personales puede resultar muy útil para mantener el patrimonio en buenas condiciones.