Artículos

10/02/2012

Artículo por Alfonso García-Valdecasas: El sinsentido sindical

Artículo de opinión de 730 palabras relativo a la reforma laboral, los sindicatos y el desempleo en España. Aboga a flexibilizar más aún el mercado laboral creando políticas que no desincentiven a las empresas a contratar.

Clama al cielo el agravio comparativo que se comete con la ley del mercado laboral entre las distintas generaciones. Para muchas empresas no es factible expulsar al trabajador con mucha antigüedad, anquilosado en métodos obsoletos y que es consciente que es complicado lo despidan por la indemnización tan descomunal que recibiría, pues empezó en la empresa de botones y ahora tiene un cargo/nivel/categoría elevado, conseguidos no tanto por su capacidad profesional sino por su antigüedad en la empresa. Este sabe de sobra que echarán al becario, junior o senior recién incorporado aunque funcione mucho mejor, porque es  más asequible para la empresa “darle la patada”.

Esto es así y es como los RRHH minimizan los gastos cuando les piden que despidan personal. Desde el momento que los sindicatos negocian estos requisitos tan “ventajosos”, sobre todo para los miembros del sindicato y cuando hay necesidad de meter un tijeretazo en los gastos, es cuando se criba la sangre nueva de las empresas, al barato, por lo general al joven o recién llegado. Nos es más comprensible la tasa de paro juvenil en España. No es que no estén preparados, España es uno de los países con mayor índice de universitarios.

La empresa por otra parte no es una ONG y tiene que ceñirse a buscar el máximo beneficio para sus accionistas, con lo que por lo menos a medio y corto plazo se ve en la tesitura de tomar decisiones injustas pero con lógica financiera. No solo eso sino que cuando tenga que contratar se lo pensará mucho pues aunque sea más barato echar al empleado con poca antigüedad no deja de resultar un gasto considerable despedir a un trabajador que lleve poco en la empresa. Por otra parte si el empleado, desde el momento que firma su contrato indefinido está sobreprotegido puede aparecer el fenómeno de lo que en economía se denomina “moral Hazard” o riesgo moral (concepto que describe una situación en la que un individuo -aislado de la consecuencia de sus acciones- podría cambiar su comportamiento del que habría tenido si hubiera estado expuesto completamente a las consecuencias de sus acciones.). ¿Qué empresa multinacional está dispuesta a instalarse en la Bahía de Cádiz con la tasa absentismo laboral que se maneja?

Si estamos en un sistema de reparto debe haber convergencia en los convenios colectivos de las distintas generaciones, si no rompemos la baraja. Al jugar con distintas reglas entre generaciones estamos creando un problema de solidaridad futuro. ¿Hasta qué punto los jóvenes estarán motivados a contribuir y pagar así las pensiones de aquellos trabajadores ya jubilados que sin merecerlo les “quitaron” un puesto de trabajo?

Luis de Guindos fue grabado diciéndole el jueves 9 de enero de 2011 a Olli Rehn: “la reforma abaratará el despido y será extremadamente agresiva” hay que decir que la actual ley es agresiva de por si para toda la juventud y demás población activa, muy bien preparada por lo general. Lo que no comprendo y con la que “está cayendo” esta frase pueda molestar a los sindicatos. Mejor dicho es comprensible que se preocupen pues se está haciendo evidente que son gran parte del problema, pero sí es una temeridad para ellos mostrar rechazo a estas medidas que son “de cajón” para un bienestar común y no solo de unos pocos.

¿Qué porcentaje de desempleo se debe a la política de los trabajadores actual? ¿Qué grado de influencia han tenido los sindicatos para llegar a este marco laboral sin sentido? ¿Hasta que punto protegen los sindicatos a los trabajadores? ¿Se sienten representados por los sindicatos los desempleados? ¿Qué porcentaje de desempleo podría explicar la existencia de estos sindicatos que han quedado obsoletos? ¿Son necesarios los sindicatos hoy en día o son una herencia de la revolución industrial?

Hay que aplicar políticas que no desincentiven a las empresas a contratar. Ya se cuidarán ellas de que la gente pueda desarrollar sus carreras dentro, está demostrado que el bienestar del trabajador aumenta la productividad. Pero no como un parásito con el que hay que convivir, sino como un activo humano que da valor a la empresa y crece con ella.  ¿Por qué no imitamos las políticas de empleo de los países que no tienen este problema?.

Conclusión: Hay que flexibilizar el mercado laboral y veremos como muchos de nuestros males desaparecerá.