Artículos

08/03/2012

Artículo por Ana Cristina Esquej: La Bolsa Española sufre la cuesta de enero

Análisis de lo acaecido en los mercados en el mes de enero.

Enero es junto a diciembre un mes mítico en el mercado.  Ambos tienen la fama de ser alcistas por el “rally de Navidad” y por el llamado “Efecto enero”.  Además, según este efecto el primer mes del año marca también el tono, alcista o bajista, que tendrá la bolsa en el ejercicio.  En realidad, se trata de comportamientos psicológicos, creados por la estadística, por lo que no siempre se cumplen.

Dicho esto, podemos decir que las bolsas europeas están de enhorabuena.  Pese a que el inicio de 2012 despertaba cierto recelo ya que los problemas de fondo de la zona euro todavía persisten, los índices han vivido un buen arranque de ejercicio.  El Dax alemán se revalorizó un 9,5% en enero, el Cac francés sumó más de un 4% y el Ftse de Londres ganó un 1,96%.En Estados Unidos, el Nasdaq 100 fue el índice más alcista tras repuntar un 8%, mientras que mercados emergentes como Brasil, China e India despidieron enero con avances superiores al 10%.Esta tendencia contrasta con la caída del 0,67% del Ibex que ha vivido su particular cuesta de enero.  El selectivo terminó el mes en los 8.509 puntos y, junto con el PSI portugués, han sido los únicos en cerrar enero en negativo.

¿Qué ha provocado que el Ibex se desmarque del resto de sus homólogos europeos?  La pertenencia al grupo de los llamados países periféricos y el fuerte peso del sector financiero en el índice condicionaron el comportamiento del selectivo.  Las cotizaciones de nuestros bancos no se han beneficiado de las expectativas de un acuerdo en Grecia, por su menor exposición al país heleno; en cambio, la creciente incertidumbre en Portugal sí ha pesado sobre sus carteras de deuda soberana lusa.  A ello se ha unido también la incertidumbre que rodea al sector financiero en torno a su reestructuración.
La inyección de liquidez por parte del Banco Central Europeo, al estilo FED, relajó la presión sobre el mercado de deuda y contribuyó al buen éxito de las subastas en España, si bien éstas no encontraron su reflejo en el comportamiento mensual del Ibex.  La prima de riesgo (medida por el diferencial entre el bono español a 10 años y su homólogo alemán) se redujo un 2% hasta los 319 puntos básicos.
Las agencias de calificación no dan tregua y continuaron con las rebajas de rating a varios países de la zona euro (entre ellos, España y la pérdida de la triple A por parte de Francia) que derivaron en recortes en las notas crediticias de algunas de sus entidades financieras.  Sin embargo, estas rebajas ya no dan miedo a unos mercados en los que apenas hace unos meses habrían desatado un pánico vendedor.
En este contexto, el euro se revalorizó un 1,55% en su cambio frente al dólar.   En el mercado de materias primas, las tensiones en Irán incrementaron el precio del barril de Brent (de referencia en Europa) más de un 3%, hasta los 110,8 dólares, ampliando la horquilla con el estadounidense West Texas.
Ya conocemos como hemos comenzado el año, pero ya veremos como acabamos.  Mientras la política se imponga a los fundamentales la volatilidad continuará reinando en los mercados, y los aforismos de bolsa como el “Efecto enero” suelen fallar más cuánto más volátiles e ilógicos se vuelven los mercados.