Artículos

26/03/2012

Artículo por Ángel Manuel Mínguez Gimeno: Una historia de éxito

En un momento en que la bolsa española vive su calvario particular, cargando con la pesada cruz que implica una delicada situación económica, fuera de nuestras fronteras, en materia de inversión se atraviesa una época bien distinta, con verdaderas historias de éxito. La más llamativa es la que protagoniza la compañía Apple, responsable de dispositivos como el iPad o el iPhone que están cautivando al mundo.

En un momento en que la bolsa española vive su calvario particular, cargando con la pesada cruz que implica una delicada situación económica, fuera de nuestras fronteras, en materia de inversión se atraviesa una época bien distinta, con verdaderas historias de éxito. La más llamativa es la que protagoniza la compañía Apple, responsable de dispositivos como el iPad o el iPhone que están cautivando al mundo. El éxito de las creaciones del malogrado Steve Jobs ha tenido su fiel reflejo en bolsa, llevando a la compañía a alcanzar el primer puesto por capitalización bursátil a nivel mundial, duplicando, por ejemplo, el valor de su encarnizado rival Microsoft; algo impensable hace unos años. Tal es así, que si un inversor hubiese dado un mordisco a la manzana de Apple en 2003, cuando cotizaba entorno a los 30 dólares, y hubiese mantenido la inversión, hoy tendría un suculento sabor de boca al ver la acción por encima de 600 dólares. ¡Y es que una acción vale más que su último gadget, el iPad3! ¿Se trata de una burbuja? Lo cierto es que el éxtasis alcista es total, únicamente en lo que llevamos de ejercicio sus acciones suben un 40%. Tal es la importancia que ha adquirido, que pondera en el índice Nasdaq100, referencia que agrupa las 100 mayores empresas tecnológicas de Estados Unidos, cerca del 20%.

La compañía californiana ha conseguido fidelizar a millones de consumidores. Cada lanzamiento de un nuevo producto es un acontecimiento a nivel mundial, con el consiguiente éxito en ventas y en crecimiento de su cifra de negocio. En los últimos años la empresa ha acumulado un nivel de caja fuera de lo común; sirva como ejemplo que con ésta liquidez podría comprar el Banco Santander e Inditex en su totalidad.

Esta semana, la compañía volvía a sorprender gratamente al mercado al anunciar un plan de pago de dividendos y un programa de recompra de acciones. Una de las críticas de los analistas era precisamente ésta, el no compartir los beneficios con los accionistas. Es evidente que Apple ha revolucionado el mundo tecnológico, pero también es cierto que la velocidad de subida de la acción es insostenible, puesto que esta descontando unos ratios de crecimiento de beneficios tremendamente exigentes. El único gusano que puede dañar esta manzana tan perfecta puede tener su origen en Asia, donde varios competidores se afanan en emular los productos de Apple a precios más competitivos, lo que podría acabar pasando factura a los márgenes de la compañía.