Artículos

15/02/2016

Artículo por Jesús Bravo: ¿Es buen momento para invertir?

Como dice la famosa canción de Jarabe de Palo, la respuesta es ?Depende? ¿De qué depende??. Depende principalmente de su perfil de inversor.

Artículo por Jesús Bravo: ¿Es buen momento para invertir?
Como dice la famosa canción de Jarabe de Palo, la respuesta es “Depende…  ¿De qué depende?”. Depende principalmente de  su perfil de inversor.

A la hora de invertir, las perspectivas y la situación actual de los mercados son importantes, pero aún lo son más: determinar  cuál es su situación financiera personal, cuáles son sus objetivos financieros, de cuánto tiempo dispone para cumplir con sus objetivos y el nivel de riesgo que esté dispuesto a asumir.

Antes de invertir, conózcase a sí mismo e identifique bien su perfil de inversor:

  • Necesita saber cuál es su situación financiera actual: de cuánto dinero dispone una vez descontadas sus deudas y cuánto puede permitirse invertir.

  • Determine sus objetivos financieros a corto, medio y largo plazo, cuantifíquelos y establezca un plazo de tiempo para su logro. Por ejemplo, ahorrar para la jubilación debería figurar entre los objetivos más importantes para cualquier persona.

  • Establezca el tiempo durante el cual no podrá disponer del dinero para otros fines distintos de su objetivo. Este plazo u horizonte temporal será determinante a la hora de invertir. Cuanto más largo sea, más arriesgada puede ser su inversión.

  • Debe conocer su tolerancia al riesgo: su capacidad financiera de asumir pérdidas derivadas de la inversión y su disposición psicológica a aceptarlas. Tenga en cuenta que cuanto más elevado sea su objetivo financiero más riesgo deberá asumir.

  • Por último, si no tiene los conocimientos financieros suficientes o no puede dedicar tiempo a sus inversiones busque consejo profesional.

Si ha determinado su perfil de inversor, ha identificado que dispone de liquidez, que su objetivo de inversión tiene un horizonte temporal de largo plazo (superior a 5-7 años) y que puede aguantar las correcciones y la alta volatilidad reinante, el momento actual ofrece oportunidades excepcionales para invertir a largo plazo  a través de una cartera de inversión suficientemente diversificada  (por tipo de activo, zona geográfica, etc.) y convenientemente ajustada a su perfil inversor.

El consenso de las principales firmas americanas y europeas es que las recientes turbulencias sufridas por las bolsas y el miedo a una recesión en Estados Unidos y China han sido exagerados. Desde los máximos alcanzados el año pasado, Europa y Japón han caído cerca de un 30%, el Ibex-35 un 33% y el S&P 500 un 13%. Los mercados financieros son reflejo de las emociones y opiniones de los seres humanos, lo que puede resultar en comportamientos irracionales cuando se instala el pesimismo y el miedo, como ahora. Incluso en grandes ciclos alcistas se producen periódicamente fases de turbulencia severas que hay que estar preparado para asumir. Por ejemplo, el Ibex-35, a pesar de las últimas correcciones, se encuentra  un 30% por encima de los mínimos de 2012.

En un mundo de tipos  de interés cero o negativos en Europa y en Japón, donde sus bancos centrales seguirán intentando ayudar a sus economías, en un escenario donde las previsiones para 2016 apuntan a un crecimiento global del 3.00-3.50%, donde los precios del petróleo podrían empezar a consolidarse en 25-30 dólares, incluso subir en los próximos meses, donde las últimas correcciones ofrecen valoraciones atractivas (Eurostoxx 2.750, Topix 1.200 y Ibex 7.900),  el activo que  mejor binomio rentabilidad-riesgo presenta a medio y largo plazo es la renta variable.

No permita que la euforia o el pesimismo que inundan los  mercados nublen su juicio ni sus objetivos como inversor. Igual que las caídas de las bolsas han sido abultadas así lo suelen ser las recuperaciones.