Artículos

22/03/2019

Artículo por Jesús Manuel Sancho: “¿Debemos preocuparnos ante la situación actual de los mercados?”

El comportamiento de los mercados en los últimos dos meses está siendo muy volátil, donde nos hemos encontrado con situaciones de incertidumbre e inestabilidad. La situación económica mundial nos trae noticias como la resolución del brexit, la crisis de los presupuestos italianos, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el rechazo a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez, que ha precipitado un adelanto de las elecciones generales al 28 de abril…En definitiva, una serie de factores que sin duda han tenido su reflejo en los mercados.

Artículo por Jesús Manuel Sancho: “¿Debemos preocuparnos ante la situación actual de los mercados?”
Aunque pueden seguir apareciendo nuevas excusas para que el mercado no preste atención a los fundamentales, la razón se acabará imponiendo y, cuando eso suceda, lo mejor será estar invertido.

Lo cierto es que el mundo crece, aunque algo menos que antes. Y dentro de los países desarrollados, España vuelve a destacar. Crecemos a buen ritmo y sobre bases más sólidas, lo que nos permite ser optimista respecto al futuro próximo. Más allá de los factores exógenos -petróleo, ciclo de la economía mundial, etc.-, los cambios de modelo productivo en España han venido para quedarse, lo que obliga a desechar cualquier comparación con ciclos anteriores. Crecemos mejor, de forma más sana y con mayor proyección.

Los datos nos muestran que, ni por asomo, estamos en una situación similar a la caída de Lehman Brothers hace justo diez años, que desató la peor crisis económica mundial en el último siglo. Además, los resultados empresariales que vamos conociendo confirman las expectativas, las dinámicas de las cuentas continúan mejorando y los precios de las acciones y bonos no lo reflejan.  Ante este escenario, las aguas volverán a su cauce normal y lo harán como siempre, sin avisar y sin hacer ruido, y el que haya desinvertido se perderá la revalorización y ya será demasiado tarde para cogerla.
 
El tipo de interés medio de la deuda española actual es inferior al 3% y, en el caso de la emitida en 2018, el interés medio estaba claramente por debajo del 1%. Por lo tanto, lo razonable es que el coste de la deuda española continúe bajando en los próximos años. A pesar de ver que los Presupuestos hacen aguas por todas partes, tampoco hay nada para alarmarse. En la economía española, independientemente del uso legítimo que hacen algunos partidos del marketing del miedo, ya no se puede desandar el camino recorrido. Hay un enorme ruido que genera la continua campaña electoral en la que ya estamos inmersos. Cada uno de los partidos políticos está jugando el rol que le toca jugar pero, en ningún caso, el margen de actuación que tiene el Gobierno puede hacer posible que se cambien las reformas que han llevado al modelo de crecimiento actual. Así, y sobre los últimos datos que hablaban de una cierta desaceleración de la economía española, son absolutamente coyunturales y hay que relativizarlos.
 
Hemos pasado los mejores meses del año donde han entrado elevadísimas cantidades de dinero a los mercados mundiales, procedentes de aportaciones a planes de pensiones en búsqueda de rebajar la factura fiscal en cada país. Por su parte, enero nos ha traído el cierre de contabilidades, publicación de resultados y reparto de dividendos. Después de unos meses de zozobra en los mercados, parece que hemos recuperado la estabilidad, aunque la volatilidad seguirá presente por mucho tiempo. Con todas las cautelas, como siempre que hablamos de finanzas, pero el escenario que se nos presenta los próximos meses nos permite ser optimistas.
 
El artículo ha sido publicado en Actualidad de las Empresas Aragonesas. ¡Anímate a colaborar!

Jesús Manuel Sancho Moreno
Asociado EFA, EFPA España