Artículos

22/12/2015

Artículo por Jordi Martínez: "Cambio climático: ¿una oportunidad de negocio?"

El pasado 12 de diciembre los representantes de 195 países, reunidos en la Cumbre del Clima de París, llegaron al primer acuerdo para frenar el calentamiento global del planeta causado por el hombre. Este acuerdo, que deberá ser ratificado posteriormente por los parlamentos nacionales, tiene por objetivo que el aumento de la temperatura a final del siglo se quede por debajo de los dos grados centígrados.

Artículo por Jordi Martínez: 'Cambio climático: ¿una oportunidad de negocio?'
El pasado 12 de diciembre los representantes de 195 países, reunidos en la Cumbre del Clima de París, llegaron al primer acuerdo para frenar el calentamiento global del planeta causado por el hombre. Este acuerdo, que deberá ser ratificado posteriormente por los parlamentos nacionales,  tiene por objetivo que el aumento de la temperatura a final del siglo se quede por debajo de los dos grados centígrados.

La limitación de las emisiones ha sido vista, hasta el momento, como un freno al crecimiento, sobretodo de los países emergentes, pues las tasas de crecimiento van ligadas al consumo de energía. Paralelamente, cada vez son más los consumidores que apuestan por consumir productos de empresas socialmente responsables y también crecen las opciones de invertir en fondos de inversión socialmente responsables. Pero,  ¿qué visión tienen las empresas?

Según un estudio del Pacto Mundial de la ONU y Accenture Strategy  ‘Edición Especial: Una llamada a la acción contra el cambio climático’,  el 67 por ciento de los empresarios del planeta percibe el cambio climático como una oportunidad de negocio y el 70 por ciento  de los ejecutivos de empresas con ingresos superiores a los 1.000 millones de dólares considera que creará  "oportunidades de crecimiento e innovación" para sus compañías a lo largo del próximo lustro.

Por otro lado, solo dos días después del histórico acuerdo de París, las principales marcas del sector de la automoción hicieron público un comunicado dando a conocer un objetivo común “Eliminar el carbono del sector del transporte”. Seguramente hayan querido aprovechar el tirón mediático de la cumbre del clima, así como pasar página del escándalo de las emisiones del grupo alemán Volswagen. Han hecho una lectura rápida de lo que les piden los consumidores y también empiezan a pedir los inversores.

En el sector financiero, dentro de los fondos de inversión socialmente responsables encontramos, desde hace años, algunos específicos sobre energías renovables. Bajo mi punto de vista hay mucho recorrido y habrá oportunidades inversión responsable en distintos sectores. Algunos ejemplos: los productores agrícolas de proximidad, para  de esta forma evitar el sobrecoste ecológico de su transporte; las empresas de automoción más innovadoras, las que produzcan coches eléctricos con más autonomía; las compañías de domótica especializadas en conseguir mejor eficiencia energética en nuestros hogares; o las ya citadas empresas especializadas en energías renovables. La lista la podríamos hacer tan larga como quisiéramos.

No tardaremos en ver campañas de márketing dirigidas al inversor sobre productos llamados “Fondo de Inversión contra el cambio climático” o “Fondo menos de dos grado”, eso sí, antes se nos deberá pasar el susto de Abengoa, que en su página principal afirma: “Los científicos nos dicen que el cambio climático es una realidad, y desde Abengoa pensamos que es el momento de buscar soluciones y de ponerlas en práctica.”