Artículos

09/07/2013

Artículo por Juan Fco. Ruano Rodríguez: "Inversión en Renovables... No perdamos el tren"

Opinión sobre la inversión en energías renovables y su futuro.

Artículo por Juan Fco. Ruano Rodríguez: 'Inversión en Renovables... No perdamos el tren'
Si analizamos la historia de la energía podemos observar que la primera y más importante de las utilizadas fue la leña, allá por la Edad Media, por la gran abundancia de bosques que proliferaban por todas las partes del mundo. Durante el primer tercio del siglo XIX se pudo avanzar en la aplicación práctica de la máquina de vapor, se trataba de la primera herramienta que no utilizaba fuerzas de tracción de origen animal. Es el siglo del carbón. Se produce la llegada y desarrollo de motores de combustión interna y la utilización del gas para calefacción y alumbrado. Aparecen también, los primeros avances en la generación práctica de energía eléctrica. Se produce el principio de uso de petróleo como fuente de energía.

En el siglo XX, podemos destacar el petróleo como fuente de energía principal. Tenemos que recordar, la importancia de esta fuente de energía para la industria manufacturera y el transporte, lo que ha motivado un gran impacto en la economía global. Hoy en día, el precio del crudo es un referente económico de primera línea en importancia. Destaca también la obtención de energía a través de biomasa, nuclear, solar, eólica y maremotriz.  Si observamos esta evolución histórica, nos damos cuenta que el futuro se escribe con una palabra en economía: renovables. Creo que España tiene, como país, la oportunidad histórica de invertir ahora en este tipo de energías, de invertir en investigación  y en desarrollo de las mismas, para estar en primera línea de juego, cuando se produzcan las condiciones para su desarrollo y aplicación. Hay que recordar que España es totalmente dependiente de la importación de energía, rozando el déficit energético los 45.000 millones de euros anuales. La dependencia del exterior en esta materia se cifra en el entorno del 80%. Ello supone cantidades ingentes de dinero destinadas a la importación de energía anualmente, que en 2012 han rozado los 63.000 millones de euros.

¿Nos imaginamos un país que no necesite destinar esa cantidad de dinero año a año para conseguir la energía necesaria? Creo que España reúne las condiciones climatológicas idóneas para ser un referente en energía renovable…y si tenemos que cambiar el modelo productivo para crecer de forma sostenible, no se me ocurre mejor forma de hacerlo que apostando por el futuro, consiguiendo estar en primera línea mundial, y sobre todo, aprovechando las oportunidades y no tirando por la borda todo lo que se ha avanzado hasta la fecha y lo mucho que todavía podemos mejorar.  Sin embargo y sorprendentemente, un día desperté con el siguiente titular: “Cae un 96% la inversión en energía limpias en España y un 22% la inversión global en energías renovables”. Creo que es un titular abrumador, desolador y totalmente fuera de coherencia. Desde luego, no entiendo que un país que ha crecido en los últimos años a base del pelotazo del ladrillo, deje de invertir en energías renovables, y por ende, en el futuro, en sus jóvenes y en el bienestar de sus mayores. Desde luego, es un panorama triste.

Y es que nuestro país ha pasado de héroe a villano, es decir, de ser líder en inversión y crecimiento en energías renovables a líder en la caída. Los expertos achacan la falta de inversión a la incertidumbre regulatoria…error del gobierno, si realmente es esa la causa. Creo que si lo que desea el gobierno es crecer en el futuro no se pueden establecer moratorias en la concesión de ayudas económicas a la instalación de nuevos proyectos…otro error. Y no se acaba ahí, el panorama es desolador, la aplicación de la nueva tasa del 7% a la producción eléctrica agravará el problema. El déficit de tarifa se presenta ahora como la gran amenaza de las renovables en  España. Ya lo dice el refrán, el hombre es el único animal que tropieza “tres” , por dos, veces con la misma piedra…pues ahí va el tercer error del gobierno.
 
Es cierto que el anterior gobierno hizo muchas cosas mal, pero en éste aspecto no, considero que apostó por las inversiones en energías renovables, apostó por el futuro, aunque no debemos olvidar que también estableció una moratoria, como el gobierno actual. En la actualidad, los recortes aplicados, la moratoria mencionada anteriormente y la tasa también mencionada para las energías renovables eléctricas puede llevar al traste un largo trabajo recorrido en los últimos 35 años, en un país que debería apostar por ser líder mundial en este sector porque tiene la oportunidad de futuro ahí y las condiciones para hacerlo bien. Por favor, ruego que no nos carguemos el sector.  Alguien tiene que hacer reflexionar al Gobierno sobre este hecho, para mí sumamente importante. Creo que es la energía del futuro de la que podemos ser líderes mundiales, después de depender prácticamente desde los primeros yacimientos de energía, de la importación, con cantidades ingentes de dinero para dotarnos de energía necesaria. Esas cantidades de dinero, pueden dedicarse a invertir en este sector.

Lo más importante es poner en valor lo que explico en el artículo e ir de la mano, inversores, reguladores e interesados (todos los españoles y los que residen habitualmente en España) para volver a encauzar la inversión por un camino que nunca debió perderse. Cuando digo ir de la mano, lo hago en todos los sentidos, no tiene coherencia que se hagan esfuerzos para favorecer las inversiones y proyectos en el sector para que luego se hayan producido cinco marcos regulatorios distintos para la energía fotovoltaica desde al año 2.007. Por favor, señores gobernantes, seamos serios. La seguridad en todos los ámbitos es fundamental o capital, como diría Mariano Rajoy, para favorecer la inversión en cualquier proyecto, no tiremos por la borda el trabajo bien hecho.  Espero, modestamente, con este artículo contribuir a qué de una vez por todas España apueste por el futuro para crecer de forma sostenible. Creo que no hay mejor porvenir en economía que este sector. Expertos del gobierno en economía, no perdáis más el tiempo en pronosticar la salida de la crisis, porque para eso no sirve un economista. Están los economistas realistas y los previsores, yo me quedo con los primeros. Dejémonos de partidismos y apostemos de una vez por todas por nuestro país, ESPAÑA.

Juan Francisco Ruano Rodríguez.
Asociado a EFPA España 8678.