Artículos

22/12/2015

Artículo por Julio Gracia: "Bases para bonanza económica"

Hace unos días patronal y sindicatos han alcanzado un acuerdo para incrementar los salarios de los trabajadores un 1% en 2015 y un 1,5% en 2016. Se trata de una recomendación de cara a la firma de los convenios sectoriales. Las perspectivas de crecimiento de la economía española hacen conveniente, en mi opinión, aplicar esta medida debido a que la mejora del poder adquisitivo que supone llevar a efecto este acuerdo, contribuirá a un impulso al consumo, lo que sin duda es positivo para la economía. A pesar de ello, hay quien considera que la recuperación es aún débil y que podría afectar a la competitividad de las empresas nacionales. Sin embargo el hecho de que las exportaciones estén creciendo más que nunca, favorecidas entre otros motivos por el tipo de cambio euro/dólar, demuestra que las empresas españolas en general son suficientemente competitivas como para aplicar una subida salarial moderada, siempre y cuando se continúen controlando los costes de producción para lo que sería conveniente la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social que tiene que soportar el empresario.

Artículo por Julio Gracia: 'Bases para bonanza económica'

Hace unos días patronal y sindicatos han alcanzado un acuerdo para incrementar los salarios de los trabajadores un 1% en 2015 y un 1,5% en 2016. Se trata de una recomendación de cara a la firma de los convenios sectoriales. Las perspectivas de crecimiento de la economía española hacen conveniente, en mi opinión, aplicar esta medida debido a que la mejora del poder adquisitivo que supone llevar a efecto este acuerdo, contribuirá a un impulso al consumo, lo que sin duda es positivo para la economía. A pesar de ello, hay quien considera que la recuperación es aún débil y que podría afectar a la competitividad de las empresas nacionales. Sin embargo el hecho de que las exportaciones estén creciendo más que nunca, favorecidas entre otros motivos por el tipo de cambio euro/dólar, demuestra que las empresas españolas en general son suficientemente competitivas como para aplicar una subida salarial moderada, siempre y cuando se continúen controlando los costes de producción para lo que sería conveniente la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social que tiene que soportar el empresario.

Y considero positivo el acuerdo ya que a la larga, para tener las mismas oportunidades competidoras que nuestros socios europeos, debemos converger en cuanto a posibilidades económicas respecto a los países centrales de la zona euro, con economías más poderosas y sueldos, por lo general, más elevados. Mantener sueldos congelados durante demasiado tiempo podría ser, en el largo plazo, negativo para los españoles, ya que comparativamente tendríamos menos poder adquisitivo que el resto de europeos. Y aunque la congelación salarial de los últimos años ha tenido efectos positivos para la competitividad de las empresas españolas, creo llegado el momento de subir moderadamente los salarios. La recuperación económica -en lo que a cifras macro se refiere-, es una realidad, con creación de empleo neto y mejora de los principales indicares, si bien es cierto que los empleos son algo precarios, pero esto es más bien producto de un nuevo modelo económico que nos va a tocar vivir al menos la próxima década. Por otro lado el aporte de liquidez del BCE también contribuye a la mejora general de la economía europea, aunque, como en todo, es preciso guardar un equilibrio. Veremos hasta cuando se mantienen las políticas monetarias expansivas por parte de Draghi y el efecto que tienen a largo plazo.

Y para apuntalar la recuperación económica, el sector financiero es clave ya que debe ser el canalizador que permita que el crédito llegue a la economía productiva. En este sentido y una vez reducido el endeudamiento privado de empresas y familias, es el momento de que se abra la mano a la actividad crediticia, siempre bajo las premisas de riesgo controlado y de calidad. De hecho ya están creciendo las nuevas operaciones de crédito, lo que unido a la menor tasa de mora del sistema, pone las bases para un crecimiento sostenido que nos haga converger con la riqueza media europea. El sector financiero juega un papel crucial en todo el entramado económico, y en este sentido, la reestructuración del sistema bancario en España está prácticamente finalizada y podría dar paso a un proceso análogo pero a nivel europeo, confusiones internacionales de grandes bancos, que les hagan ser más competitivos ante las corporaciones americanas. Se están aplicando medidas encaminadas a completar la unión bancaria que regulará el sector, intentando eliminar las deficiencias en materia de regulación y supervisión, estableciendo unos requisitos de capital más rigurosos a los bancos europeos, y que les obligan a cumplir normas comunes para toda la zona euro. Con ello, serán los bancos y sus accionistas, y no los contribuyentes, quienes asuman los riesgos y paguen las posibles pérdidas en que una entidad financiera pudiera incurrir. Como consecuencia de todo el proceso de reestructuración, hoy en Europa hay menos entidades y con mayores fondos propios, lo que las hace ser más sólidas y solventes.

En mi opinión se están sentando las bases para un periodo de relativa bonanza de la economía europea en general y española en particular, pero es fundamental que haya estabilidad en todos los sentidos para que la recuperación no se vea truncada y pueda consolidarse con éxito. Y al emplear el término bonanza económica, jamás podemos pensar que volverán tiempos pasados en que el dinero fluía con demasiada alegría, pero sí en un periodo de tiempo sostenido en el que los indicadores económicos estarán relativamente controlados, y alejarán la tan temida palabra "crisis" de nuestro vocabulario económico.