Artículos

26/04/2018

Artículo por Karim Zouhdi en medios : “Adáptese o Retírese”

El Fintech es una amenaza para la industria financiera pero también una oportunidad. La tecnología también ha generado un cambio de paradigma para el tradicional rol entre asesor y cliente. Hasta ahora el asesor era quien, debido a la asimetría de información, tenía un rol dominante. Esta realidad está cambiando porque el conocimiento y la experiencia se va trasladando al software.

Artículo por Karim Zouhdi en medios : “Adáptese o Retírese”
Estos nuevos actores, los Robo Advisors, diversos entre sí, y que se encuentran en una edad temprana a nivel de inteligencia artificial, han creado una disrupción en el sector financiero. En primer lugar han arbitrado con los altos precios que la industria financiera llevaba aplicando a sus clientes, debido a sus altos costes fijos, y además, han sabido llegar a muchos usuarios, especialmente del segmento Millennials, los cuales no tenía un fácil acceso al asesoramiento financiero. Un segmento que interacciona mejor con interfaces digitales y sobretodo requieren inmediatez.

Hoy, el Big Data, por ejemplo, está siendo utilizado por las entidades financieras para optimizar su base de clientes y ganar eficiencia. El Fintech ayuda a la integración de varios servicios y la automatización de procesos, lo que conlleva la consecuente liberación del empleado de las tareas administrativas y no productivas.

Con los bajos costes que conllevan los Robo Advisors, debido a su escalabilidad  y a su inversión básicamente en estrategias pasivas (vía ETF y de replicar a índices), han sabido convencer a aquellos clientes del segmento de banca generalista. A quienes, hasta ahora, las entidades financieras no prestaban demasiada atención, debido a que eran un segmento no rentable, por los altos costes que supone destinar un gestor para poder asesorarles.

Pero alerta en invertir en ETF y otros activos en el que el capital no está asegurado. Ante escenarios de alta volatilidad como los actuales, y sin ningún asesoramiento personalizado, el uso de sistemas automatizados de inversión, no personalizados al perfil de riesgo-liquidez del cliente, puede acarrear graves consecuencias para el ahorrador. Especialmente en estos momentos donde el ahorro a plazo no rinde y existe un incentivo para desplazar el ahorro hacia productos con riesgo de capital. Un mal asesoramiento puede arruinar vidas, y esto no es una cuestión baladí.

Creo que todo el mundo debería tener acceso a ser asesorado, pero debe ser gratis? No estoy muy seguro si estamos preparados como sociedad a cambiar de paradigma y mentalizarnos que debemos pagar por un asesoramiento financiero de calidad, de la misma manera que cuando solicitamos consejo a un abogado.
Con la entrada en vigor de la normativa MiFIDII es responsabilidad de las entidades asegurarse que su fuerza de ventas esta debidamente formada y cualificada. Este proceso sin ninguna duda va a acarrear un mejor asesoramiento y una mayor tranquilidad al asesor, al disponer de más y mejor formación. Además, este proceso va a conllevar sin duda unos altos costes de formación para las entidades financieras en un contexto en que los balances no lucen. Además, los asesores deben adaptarse a las nuevas tecnologías, ser más didácticos y alinearse a las necesidades de sus clientes en términos de disponibilidad y tipos de inversiones, cada vez más orientados al campo social y las finanzas sostenibles.

Por otro lado,  hace falta el concierto de otros actores, públicos y privados, para mejorar la cultura financiera de la población. La implementación en los planes de estudios de asignaturas de cultura financiera es una cuestión clave de futuro. Pero también se debería sensibilizar a la población en general de la importancia de tener ciertos conocimientos básicos en finanzas para la mejor toma de decisiones, la necesidad de involucrarse más en la toma de decisiones referente a sus finanzas y, no declinar esta responsabilidad sólo a la merced de las entidades financieras o de un algoritmo. En definitiva, La tecnología debe ser una herramienta y no la solución. La tecnología debe ser un aliado y estar al servicio del consumidor donde debe prevalecer siempre el interés del cliente.
 
Karim Zouhdi
EFPA Executive Manager
 

En prensa: