Artículos

06/05/2016

Artículo por Miguel Palomero: "Economía para todos"

¿Y qué ha cambiado desde que en 2008 entráramos en la peor crisis que se recuerda?

Artículo por Miguel Palomero: 'Economía para todos'
¿Y qué ha cambiado desde que en 2008 entráramos en la peor crisis que se recuerda?

Es cierto que muchas cosas ya no son lo que eran, pero lo que realmente me preocupa es el hecho de no haber solucionado de raíz uno de los problemas que provocó la situación actual: la cultura financiera.

Desde la caída de Lehman Brothers, muchos han sido los titulares y las noticias que han permitido aprender a los ciudadanos de todas las edades y distintos estratos sociales, lo que es una hipoteca subprime, un bono basura, una preferente o la famosa prima de riesgo con la que muchos españoles nos despertábamos cada mañana.

Y es que desde 2008, las tertulias relacionadas con la política y la economía han ganado mucho peso en las parrillas televisivas, lo que ha provocado la existencia de cierta socialización de los conceptos económicos.

La economía no es algo ajeno a nadie, por mucho que a un gran número de personas no le llegue a interesar. Cuanto más cultura haya, menor será la probabilidad de estafas, mejores serán nuestras gestiones y más independientes seremos a la hora de tomar cualquier decisión.

Desde mi punto de vista, no hay nada más maravilloso que la libertad y el hecho de ser el único responsable de las decisiones que tomo. Y la única forma de conseguir esto, es estar informado Si bien, es necesario haber adquirido unos conceptos básicos que me permitan entender de lo que se está hablando.

Como he comentado, nadie es ajeno a la economía. La gente maneja dinero, mucho o poco, dependiendo de las circunstancias personales de cada uno. Con ese dinero tomamos  decisiones de inversión, algunas banales (ir a cenar una noche con los amigos) y otras de mucha más trascendencia (adquirir una hipoteca). Y es que algunas decisiones pueden marcar el futuro de nuestra vida. Uy! Quizá si lo decimos así, la economía es algo más importante de lo que a priori puede parecer.

Por ello, soy fiel defensor de introducir la economía en las aulas. Desde pequeños tenemos que aprender conceptos que nos acompañarán el resto de nuestra vida. La educación no es más que dotar de herramientas y poner los cimientos necesarios para que la persona piense, se desarrolle y tome las decisiones correctas. Y en muchísimas ocasiones la gestión económica personal está detrás de lo que decidimos, ya que todo todo todo tiene un impacto económico sobre nuestra hucha.

En ciertos momentos el sistema falla. Los Reguladores son los grandes responsables de establecer unas reglas claras del juego, y todos los agentes debemos de jugar y respetar las normas, y quien no se ajuste a ellas claramente debe de ser penalizado. En caso de que la legalidad haya primado en el juego, nadie puede eludir su responsabilidad, y por ello es necesario tener un conocimiento sobre cómo debemos de jugar.

Introduciendo la economía en las aulas conseguiríamos jugar a un juego algo más equilibrado, donde los jóvenes serían más conscientes del funcionamiento de productos financieros y del propio sistema.

A mi parecer, la cultura financiera ha hecho que no pocas personas hayan adquirido productos difíciles de entender que llevaban asociados tremendos riesgos. Riesgos que cuando todo iba bien quedaban camuflados, pero que por el contrario, cuando todo iba mal podían echar por la borda los ahorros de las personas.

Una asignatura de economía en el colegio no va a solucionar todo, pero sí permitiría entender que detrás de cada producto hay un riesgo y que es necesario estar informado.

Si no queremos volver a caer en la misma piedra debemos de establecer los cimientos para una sociedad mucho más formada económicamente. Sólo con formación e información seremos más responsables y más libres.