Artículos

28/01/2016

Artículo por Miguel Palomero: "El joven enfermo"

En 2008, un eterno joven que se encontraba cansado de aprender y evolucionar pero también de cometer un error tras otro, se infectó de un virus temible del que ya se conocían otros casos, pero nunca de tal gravedad. Este joven se llamaba Economía Mundial y el virus Lehman Brothers se le extendió rápidamente por sus distintos órganos de su cuerpo, llegando a su corazón y haciéndole entrar en coma.

Artículo por Miguel Palomero: 'El joven enfermo'

En 2008, un eterno joven que se encontraba cansado de aprender y evolucionar pero también de cometer un error tras otro, se infectó de un virus temible del que ya se conocían otros casos, pero nunca de tal gravedad. Este joven se llamaba Economía Mundial y el virus Lehman Brothers se le extendió rápidamente por sus distintos órganos de su cuerpo, llegando a su corazón y haciéndole entrar en coma.

En ese momento los padres de Economía Mundial le llevaron a los mejores médicos y siendo sometido a los mejores tratamientos. En los hospitales Reserva Federal y Banco Central Europeo le inyectaron desde el primer momento grandes dosis de adrenalina a través de dos medicamentos elaborados en las fábricas tipos de interés e  inyección monetaria. A estos hospitales se trasladaron los mejores médicos, abanderados por las organizaciones Gobiernos Nacionales, FMI o G20, los que apoyaron a los hospitales aportando tratamientos estimulantes con el fin de reanimar al debilitado paciente.

Pero estos tratamientos no hicieron sino empachar a las defensas del  cuerpo de Economía y lo que a priori se pensó que podría ser la solución, se convirtió en un problema. Los excesos del pasado  generaron un pequeño tumor conocido como Grecia. El tumor apareció en un órgano de gran tamaño y de vital importancia llamado Unión Europa. A la edad de Economía Mundial este órgano no estaba del todo desarrollado, lo que dificultó enormemente la búsqueda de una solución eficaz y eficiente. Mientras los médicos debatían cual sería la mejor solución, la metástasis comenzó a hacerse un hueco sobre la cavidad periférica del órgano, surgiendo entonces dos réplicas de Grecia a las que se le dieron los nombres de Portugal e Irlanda y dos manchas de mayor tamaño que pusieron en jaque la salud de Economía Mundial, Italia y España. Ante la gravedad de la situación, los médicos decidieron sacar bisturí y reducir el tamaño del órgano. A esta operación se le acompañó de una dieta blanda y una vigilancia estricta. De esta manera, parecía que el paciente entraba en un estado de cierta estabilidad.

El paciente volvió a recaer, y órganos que en el  momento inicial parecían totalmente inmunes y no recibieron los primeros bandazos del contagio, empezaron a verse debilitados, siendo la causa de este debilitamiento la gran cantidad de medicamentos que habían sido inyectados en el cuerpo de Economía Mundial. El paciente se encuentra debilitado, su cuerpo ha sido atiborrado de medicamentos y actualmente sus defensas son bajas. Uno de los primeros síntomas de esta nueva recaída ha sido el sobrecalentamiento de unos órganos de gran tamaño, entre ellos el segundo mayor órgano de todo su cuerpo, conocido como China.

Llegado este momento me pregunto si Economía Mundial no volverá a entrar en estado de coma al igual que ocurrió con el contagio del virus Lehman Brothers. La conocida tensión bursátil lleva varias semanas muy pendiente de la evolución de esta nueva posible recaída, sufriendo fuertes altibajos, lo que puede afectar de forma directa a la fuerza del cuerpo del paciente. 

Esos órganos que en un primer momento no sufrieron la enfermedad de forma directa y que ahora empiezan a languidecer, suponen un gran reto para que Economía Mundial pueda seguir viviendo. Para ello debe de buscarse una rápida estabilización de los mismos. Los médicos deben intervenir quirúrgicamente ya que durante un largo periodo de tiempo su crecimiento no sólo ha sido natural, sino impulsado también por una gran cantidad de anabolizantes que han generado trastornos en estos órganos.

Parece que el paciente ha dejado de ser un  adolescente, sus órganos han crecido en exceso y ha padecido grandes estirones. Quizás ha llegado un periodo de tiempo de estabilización en su cuerpo, de crecimiento bajo. Ante este nuevo escenario los médicos, los padres, amigos y todo el mundo se deben de acostumbrar a esta  situación y no alarmarse sino ven a Economía Mundial mucho más alto y mucho más grande de año en año, lo más importante es que su salud sea estable y que sus crecimientos sigan el curso natural.