Artículos

27/01/2016

Artículo por Schroders: "Cómo ayudar a nuestros clientes a tomar decisiones de inversión razonadas"

A la hora de tomar decisiones, los seres humanos nos vemos condicionados por muchos factores tanto externos como internos y no siempre lógicos y racionales; por lo que a menudo no tomamos las decisiones correctas o basándonos en los criterios adecuados. Cuando esto se aplica a la inversión, puede comprometer el futuro financiero del inversor sin que éste se dé cuenta.

A la hora de tomar decisiones, los seres humanos nos vemos condicionados por muchos factores tanto externos como internos y no siempre lógicos y racionales; por lo que a menudo no tomamos las decisiones correctas o basándonos en los criterios adecuados. Cuando esto se aplica a la inversión, puede comprometer el futuro financiero del inversor sin que éste se dé cuenta.

Nos encontramos en un contexto económico difícil para el inversor donde queda patente la necesidad de asumir el control de su futuro y empezar a planificar con una visión a largo plazo. Los tipos de interés están muy bajos y las valoraciones en renta variable ajustadas. Además, las fuentes tradicionales de rentas, como los bonos y los depósitos bancarios, no están ofreciendo un retorno suficiente para satisfacer los objetivos financieros. Ya sea para complementar la pensión o para financiar la educación de sus hijos, los inversores están buscando otras fuentes de rentas pero, ¿cuentan con los conocimientos necesarios para tomar las decisiones más adecuadas?

En nuestro último estudio el 83% de los inversores españoles se declaraban igual de aptos o más que la media a la hora de tomar decisiones de inversión. En general, la gente suele sobrevalorar sus propias capacidades de inversión y esta tendencia de seguridad excesiva puede causar errores de criterios y afectar a la situación financiera del inversor sin que éste sea consciente. Además, el estudio también revelaba una notable descorrelación entre la rentabilidad esperada de las inversiones (un 8,8% de retorno en los próximos 12 meses), la predisposición al riesgo y la visión cortoplacista de los inversores españoles, ya que un 58% prioriza las inversiones más a corto plazo (de 1 a 2 años).

Con esto en mente, Schroders ha desarrollado la herramienta online incomeIQ, diseñada en colaboración con la Universidad de Cambridge. La herramienta está basada en la teoría del comportamiento financiero y está pensada para ayudar a los inversores a determinar sus propias tendencias de comportamiento a la hora de tomar decisiones de inversión y mejorar su “inteligencia” destinada a obtener rentas. incomeIQ cuenta con una serie de artículos y vídeos educativos que explican las tendencias subconscientes que podemos tener a la hora de invertir, y cómo superarlas. También propone varios perfiles de inversores en rentas, en los que cada individuo puede profundizar sobre sus necesidades de rentas en función de su etapa vital y sus objetivos financieros. Además, incomeIQ cuenta con un entretenido y breve test interactivo que permite detectar y corregir las tendencias subconscientes mencionadas.

La herramienta se presenta en dos versiones, una destinada al inversor particular y otra al asesor financiero. Para este último, incomeIQ es una manera de fomentar la conversación con sus clientes y hacerles reflexionar sobre sus tendencias de comportamiento y sus necesidades de rentas. Al aplicar la teoría del comportamiento financiero, le ayuda a identificar las “trampas mentales” de sus clientes y poner de manifiesto cómo sus tendencias subconscientes están afectando a su toma de decisiones de inversión y le propone soluciones y consejos para superarlas.

Para probar la herramienta y establecer su perfil incomeIQ, visite: