Entrevistas

17/09/2019

Entrevista a Alejandra Pérez: “La formación continua de las certificaciones aporta el verdadero valor añadido"

A escasas fechas de la celebración de la jornada de Asesoramiento Financiero de EFPA España en Galicia (17/10 – Vigo), la Delegada Territorial del Comité de Servicios de la asociación en la comunidad, Alejandra Pérez, analiza los retos que afronta la asociación de cara a los próximos meses.

Entrevista a Alejandra Pérez: “La formación continua de las certificaciones aporta el verdadero valor añadido'
 

1. ¿Qué momento vive la delegación en Galicia? ¿Cuáles son los retos que te marcas para los próximos meses?

La delegación en Galicia, como la asociación a nivel nacional, vive un momento de importante crecimiento que se ha consolidado con la plena entrada en vigor de MIFID II, y las exigencias que la directiva ha traído consigo para los profesionales del sector. Así, estamos rondando los 3.500 asociados en la comunidad, con un peso muy importante entre las distintas certificaciones que oferta EFPA del EFA. El número de asociados certificados EFA, crucial porque acredita la capacitación de los profesionales no sólo para informar sino también para ejercer labores directas de asesoramiento, ha sobrepasado ya los 1.000 en la comunidad. Y por supuesto esperamos que el número de asociados siga creciendo, tanto por la exigencia normativa que todas las entidades han implementado con gran rigor, como por la propia demanda de una capacitación continua de los profesionales que el mercado marca.
 
De hecho, el reto de más calado en mi opinión para la delegación, será consolidar el sello de calidad que suponen las certificaciones de EFPA más allá del ámbito estricto del cumplimiento normativo, reforzando entre los asociados la concienciación de que esa formación continua que las certificaciones nos aportan es un valor añadido diferencial que redunda en un beneficio para la sociedad en sí misma. En ese sentido, y simplemente como ejemplo, creo que podemos aportar mucho a nuestros clientes y la sociedad a través del voluntariado que se viene realizando para el Programa EFPA de Educación Financiera, que está consiguiendo en cada edición una contribución sustancial a la mejora de la cultura financiera en nuestro país.
 
 

2. ¿Cómo es el inversor gallego? ¿Es cierto el tópico que les persigue sobre su perfil conservador a la hora de gestionar sus inversiones? (Según los resultados de la radiografía de Asesoramiento Financiero)

El tópico es cierto en la esencia del inversor gallego, que efectivamente es conservadora. No obstante, hay que leer el tópico con matices y de una manera dinámica. Así, el inversor gallego se muestra muy conservador de partida, pero ello no significa que no esté abierto a alternativas, siempre que se le haga ver con transparencia y rigor que aquéllas pueden adecuarse a sus expectativas y necesidades. Ganarse pues su confianza, escucharle activamente, trasladar el rigor técnico a un lenguaje que pueda entender, son factores clave desde mi punto de vista para poder ir un poco más allá del tópico. Y esto en la situación de mercados actual es imprescindible, por lo que nuestra labor de acompañamiento del inversor basada en la capacitación y la ética profesional es determinante.
 

3. ¿Observa una mayor preocupación del inversor por el ahorro para la jubilación?

Sí, desde luego. La preocupación es cada vez mayor. Los datos económicos, demográficos y de empleo están ahí y la información permite que todos nos concienciemos de la necesidad del ahorro para la jubilación. Otra cosa distinta es que los inversores tengan realmente cuantificada la capacidad de ahorro necesaria para alcanzar sus objetivos en la jubilación, o las herramientas técnicas para ajustarla y rentabilizarla de la manera óptima. Y ahí es donde el asesoramiento profesional puede marcar la diferencia, por lo que debemos de incidir en los dos pilares a mi modo de ver: insistir en la necesidad de generar de manera recurrente ahorro para la jubilación en primera instancia, y en la de contar con apoyo profesional de un asesor financiero para definir de forma dinámica la estratègia para alcanzar los objetivos marcados.

4. En el contexto actual de tipos bajos al largo plazo y volatilidad en el mercado, ¿cuál es la mejor estrategia para un cliente que quiere preservar el capital y aprovechar las oportunidades que ofrezca el mercado?

Desde mi punto de vista no existe una solución “de manual” para ningún contexto de mercado. En mi opinión la mejor estrategia para un cliente, sean cuales sean sus objetivos, será la de trasladarlos a un asesor profesional, con la mayor transparencia posible y una visión conjunta del patrimonio y las necesidades presentes y futuras. Con esa visión global, y la combinación de múltiples factores en el análisis (horizonte temporal, expectativas de rentabilidad, grado de aversión al riesgo, necesidades de liquidez, edad, ingresos, situación familiar, etc.) se podrá construir una cartera de inversión personalizada que, con un seguimiento constante, pueda llevar a ese cliente a sus objetivos. Personalmente no creo que existan productos, mercados o activos óptimos de manera absoluta, sinó combinaciones óptimas de ellos diseñadas a medida por un asesor para un cliente en función de sus características particulares.
 

5. ¿Considera que ha cambiado mucho la relación entre asesor y cliente tras la entrada en vigor de MiFID II?

Ha cambiado en cierto modo, porque muchos clientes muestran hoy más interés que antes por estar realmente informados sobre los distintos productos. Se han estandarizado una serie de métricas que muchos ya son capaces de identificar, y eso ha facilitado en muchos casos que la información fluya mejor entre asesor y cliente. Ello se debe a que MIFID II en cierto modo ha llevado a ambas partes, asesor y cliente, a concienciarse de que la adecuada transmisión de la información es clave para la construcción de una cartera de inversión.
 
Sí es cierto también que todavía hay camino por recorrer a la hora de mejorar la comunicación, incluso a veces a la hora de poner al cliente los pies en la tierra en lo que se refiere a si sus expectativas o sus objetivos son alcanzables, pero creo que la línea en la que se avanza es positiva, por lo que soy optimista en este sentido.
 

6. ¿Ha observado que el cliente está ahora mejor informado sobre los productos que contrata y las opciones de inversión que tiene?

Con carácter general sí. Y si no mejor informado sí está definitivamente más interesado en informarse de lo que lo estaba antes. La preocupación por las finanzas personales, la leve mejora en la cultura financiera (donde sí tenemos todavía un camino enorme por recorrer, en Galicia y en España), y la mayor transparencia y estandarización en la información impulsadas por el desarrollo normativo han llevado a clientes como digo más interesados en informarse. Y esa es una oportunidad de oro para nosotros como asesores, de mostrar el valor añadido del asesoramiento Financiero certificado a la hora de comunicar, informar, asesorar y en última instancia optimizar las carteras de inversión, lo que redunda en un mutuo beneficio para asesor y cliente.