Entrevistas

31/05/2019

Entrevista a Pablo J. Dominguez sobre las herramientas digitales en el sector financiero

Pablo J. Domínguez, asociado de EFPA con certificación European Financial Planner (EFP), además de ser un reconocido asesor financiero con más de 14 años de experiencia y docente en varios master de finanzas. Colabora activamente con EFPA y publica habitualmente en medios.

Entrevista a Pablo J. Dominguez sobre las herramientas digitales en el sector financiero

¿Cuáles son las herramientas digitales que usas con mayor frecuencia en tu día a día como asesor?

En primer lugar, uso mucho Morningstar para identificar fondos de inversión y sus diferentes parámetros: volatilidad, riesgo, categoría, etc.

También me apoyo mucho en la web de Bloomberg  (no en el terminal). Ya que nos permite comparar el trackrecord de diferentes fondos de inversión y ver cómo se han comportado principalmente en momentos de caída de mercados y de su Valor liquidativo.

La web de quefondos para los planes de pensiones también es interesante.

La web de Finect también me sirve mucho de apoyo a la hora de conocer fondos de inversión (carteras, entradas y salidas de dinero, drawdowns o caídas..) y planes de pensiones. También tiene aplicativos muy visuales para compartir con clientes sobre cómo erosiona el valor del dinero la inflación, cuánto beneficio fiscal se obtiene con la desgravación de un plan de pensiones en función de las circustancias personales de un cliente, etc..

Por otro lado, existen algunas APPs como una de IOS que se llama Mark Money, algo parecido a una hoja de cálculo, pero más bonito y profesional, que ayuda a calcular capitalizaciones, descuento, calculadora de inflación, planes de ahorro etc., y la APP de Bolsa nativa  de IOS, que es muy interesante para seguir índices, acciones y ETFs sectoriales. 

 

¿Qué papel juegan las redes sociales para el desempeño profesional de un asesor?

En mi caso, uso diariamente Twitter como herramienta de formación y actualización de conocimientos, ya que sigo a profesionales, webs y compañías del sector nacionales e internacionales que me ayudan, no sólo a actualizar conocimientos, sino a aprender de una manera increíble. Puede ser a día de hoy la mayor fuente digital de conocimiento de nuestra materia que existe (si se siguen cuentas recomendables)

 

¿En qué aspectos fundamentales han cambiado las herramientas digitales el trabajo diario de un asesor financiero?

Puede que haya sido uno de los mayores cambios, junto con el normativo, que hemos vivido en la profesión en los últimos 15 años. No sólo por el mayor acceso a la información de los profesionales del asesoramiento que desempeñamos la profesión, sino también para los clientes, que hoy tienen acceso a toda la información posible a través de internet. Hemos pasado de un mundo del caveat emptor (por cuenta y riesgo del cliente/comprador) a otro del caveat venditor (por cuenta y riesgo del vendedor/asesor), en el que la honestidad, la honradez y la transparencia son la única forma de ganar la confianza del cliente.



¿Existe alguna consecuencia negativa derivada del uso de las nuevas tecnologías en esa relación con el cliente?  

Como en todas las cuestiones de la vida, siempre hay un lado negativo, y caer en la infoxicación (exceso de información que acaba nublando el juicio y la toma de decisiones) sería en este caso la cara amarga de crecimiento y uso de nuevas tecnologías. De ahí que la labor del asesor financiero sea clave para ayudar a filtrar y hacer entendible la gigantesca corriente de información a la que tenemos acceso en esta era de internet.
 


¿Cómo convive la labor del asesor financiero con los gestores automatizados de cara a ofrecer el mejor servicio?  

No veo conflicto alguno en esta convivencia. Los gestores automatizados están para ayudar a los asesores financieros a realizar un mejor trabajo de asesoramiento y planificación financiera con los clientes. Solamente desplazarán a los intermediarios que no aporten un verdadero valor añadido a los clientes. Por lo que su irrupción la veo positiva si se usan correctamente y con un asesor de carne y hueso que entienda y gestione las emociones de los clientes en los diferentes momentos de vida y planificación financiera.

No existe aún algo que entienda mejor a un ser humano que otro ser humano.