Entrevistas

05/11/2020

Entrevista Joaquín Maldonado: “Estamos en la edad de oro para el asesoramiento financiero”

Joaquín Maldonado, delegado territorial del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España en la Comunidad Valenciana, repasa la actualidad de la asociación y del sector del asesoramiento en la previa de la Jornada de Asesoramiento Financiero en Alicante los próximos 10 y 11 de noviembre, en formato telemático.

Entrevista Joaquín Maldonado: “Estamos en la edad de oro para el asesoramiento financiero”
Para Maldonado, mantener la posición de liderazgo de EFPA como la mayor asociación profesional de Asesores Financieros, seguir creciendo en número de asociados incorporando nuevos profesionales y facilitar las posibilidades y alternativas para la recertificación y acompañar y aconsejar a todos los asociados para que profesionalmente afronten estos tiempos tan particulares, son algunos de los objetivos de la asociación para 2021.

El delegado territorial considera que la pandemia, el actual entorno de muy bajos tipos de interés, la alta volatilidad o la transformación del sector bancario tradicional y no tradicional son algunos elementos que han puesto en valor la figura del asesor financiero. 


¿Cuáles son los objetivos que se marca el delegado EFPA en la Comunidad Valenciana para el 2021?

El año 2021 seguirá siendo un año particular o atípico. Aun así, los objetivos de EFPA en la Comunidad Valenciana seguirán enfocados en dos órdenes: cuantitativos y cualitativos. En el ámbito de los objetivos cuantitativos seguimos trabajando para continuar manteniendo la posición de liderazgo y mantener a EFPA como la mayor asociación profesional de Asesores Financieros, cada día con más asociados, mejor formados e informados; seguir creciendo en número de asociados incorporando nuevos profesionales y facilitar las posibilidades y alternativas para la recertificación.
 
En lo que se refiere los objetivos cualitativos nos proponemos continuar enfatizando u dando relevancia al carácter europeo de nuestra asociación y, sobre todo, de nuestra certificación; resaltar que con EFPA se pueden obtener otras certificaciones requeridas recientemente (LCCI); recordar las posibilidades y facilidades de recertificación para todas ellas; y apoyar, acompañar y aconsejar, desde un punto de vista objetivo, a todos nuestros asociados para que profesionalmente afronten estos tiempos tan particulares con los mejores fundamentos y la formación que les ayude a dar las recomendaciones y el asesoramiento más profesional. Resaltando las enormes capacidades de la plataforma online de EFPA España con sus aulas virtuales, frecuentes webinars de gran actualidad, los cursos online, etc.
 
Y además, como no, dar la máxima visibilidad a nuestra última novedad, la revista Asesores Financieros EFPA, para que logre el posicionamiento y la notoriedad que le corresponde y se convierta en una publicación de consulta habitual entre nuestros asociados.
 

¿Cuáles son los retos más importantes a los que se han tenido que enfrentar los asesores financieros durante la crisis de la COVID-19? 

La situación creada por la pandemia ha generado gran volatilidad en los mercados; la volatidad genera incertidumbre; y la incertidumbre empuja a los inversores a cometer errores en la toma de decisiones. Junto a ello hay muchos sesgos que en los momentos de pánico o de euforia también empujar a tomar decisiones no racionales. Ese ha sido el principal reto de los asesores: gestionar estas situaciones; estar al lado del cliente; y aportar una visión objetiva en estos casos son de máxima importancia en la labor de cualquier asesor financiero.
 
Hay que destacar, además, un tema muy particular de esta situación. El hecho de que, durante el confinamiento, mantenerse permanentemente cercano y disponible al cliente ha supuesto un grandísimo esfuerzo por parte de los asesores financieros y una reeducación o adaptación a nuevas formas y tecnologías para hacer realidad esa proximidad. Aquellos clientes que han podido disfrutarla han atravesado estas circunstancias de manera más llevadera, más racional y sobre todo, sintiéndose acompañados por su asesor financiero, factor muy, muy importante.
 

¿Considera que se ha puesto en valor la figura del asesor financiero ante este escenario de incertidumbre? 

¡Absolutamente, sí! Sin lugar a dudas, la pandemia, el actual entorno de muy bajos tipos de interés, la alta volatilidad y la consiguiente incertidumbre en los mercados, la importancia de conocer las finanzas conductuales, la transformación del sector bancario tradicional y no tradicional… han puesto en valor, más que nunca, la figura del asesor financiero. Es una profesión cada vez más necesaria y con una enorme futuro. Como alguien ha dicho recientemente “estamos en la edad de oro del asesoramiento financiero”.
  

¿Cuáles son las principales características del inversor/ahorrador valenciano? ¿Están notando un incremento del interés por conocer las diferentes opciones de inversión? ¿Y sobre el ahorro para la jubilación?

No hay una peculiaridad o característica particular del inversor/ahorrador valenciano; es como el resto de los españoles. Hemos pasado de elegir acciones puntuales o valores concretos del IBEX a continuar con esta práctica, pero combinándola cada vez más con inversión a través de IIIC, Fondos de Inversión. Algo que sin duda asegura una mayor y mejor diversificación. El constante incremento de los depósitos bancarios, que es comprensible debido a la incertidumbre, puede acabar perjudicando al ahorrador que deje aparcado ese dinero de forma permanente sin rentabilidad y sometido a los embates de la inflación. También ha sucedido que el sesgo por una “mal” entendida renta fija también ha dado algún que otro susto. La situación de bajos tipos empuja a los inversores a búsqueda de otras alternativas: la mejor sin duda no es buscar productos alternativos sino confiar en un asesor financiero para que, basándose en las necesidades, perfil, características y circunstancias del cliente, pueda ponerse en su lugar y realizar las recomendaciones que mejor cubran todo lo anterior. 
 
Lo mismo ocurre con la jubilación. La conciencia de que tenemos un serio y grave problema sí ha calado en los ahorradores; la puesta en práctica de soluciones particulares para complementar o incluso aún más que complementar, las futuras pensiones públicas que podamos recibir exigen también del apoyo, empuje y presencia de un asesor financiero que nos haga ver que ahorrar para la jubilación ya no es una opción; es una obligación.