Noticias de asociados

17/11/2020

Artículo por Pilar Barcelona: Los millennials deben preocuparse ya por su jubilación (AEA)

En los últimos años, hemos visto cómo el sistema público de pensiones se encuentra en entredicho ante las evaluaciones de su verdadera sostenibilidad en el presente y de cara al futuro. Una mayoría de expertos valora este régimen como insuficiente y en cierto “peligro” de cara al futuro. Por ello, es el momento de plantearse qué opciones existen para trazar un plan de ahorro complementario que nos permita salvaguardar nuestra jubilación.

Artículo por Pilar Barcelona: Los millennials deben preocuparse ya por su jubilación (AEA)
Publicado en Actualidad de las Empresas Aragonesas- firmado por Pilar Barcelona, Delegada Territorial del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España (Aragón).

Ante la disyuntiva en la que nos encontramos, exacerbada por la crisis de la COVID-19, se potencia la necesidad de todos los ciudadanos de contar con una seguridad financiera a largo plazo. Pero, qué ocurre con los millennials, ¿deben preocuparse ya por su jubilación? Sin duda, la respuesta a esta cuestión es afirmativa, en concreto, esta generación, la de los nacidos entre 1981 y 1993, ya está plenamente integrada en el mercado laboral y cuenta con la ventaja de vislumbrar un horizonte temporal más amplio para poder planificar su jubilación en el largo plazo.
 

Los millennials deben tener en cuenta algunos factores importantes antes de empezar a planificar su jubilación, desde un punto de vista financiero

En primer lugar, que los planes de pensiones u otros productos para la jubilación, por su diseño, permiten que se puedan realizar aportaciones mínimas periódicas y que cuentan con la flexibilidad suficiente para incrementarlas o reducirlas, según las circunstancias.

De ahí que la primera nómina se convierta en el momento más idóneo para comenzar a ahorrar, aunque sea una cantidad muy reducida, para el retiro laboral. El ahorro sistemático nos permitirá acumular un capital final suficiente para complementar la pensión pública y mantener el poder adquisitivo tras acabar la vida laboral. Además, empezar a ahorrar desde muy pronto permite aprovechar las ventajas de ese horizonte temporal, ¿cómo? Por ejemplo, aceptando mucho más riesgo, por ejemplo, invirtiendo en planes con un mayor porcentaje en renta variable para obtener una mejor rentabilidad en el largo plazo e ir trasladando, con el paso del tiempo y según se acerque la jubilación, su cartera a posiciones más conservadoras.

No obstante, cabe aclarar que, en el escenario actual de tipos bajos prolongados en el tiempo, cualquier inversión que aspire a obtener rentabilidades elevadas se enfrenta a un importante riesgo aparejado. De ahí que el asesoramiento financiero profesional es ahora una necesidad antes de plantear ninguna decisión de inversión. Nuestro asesor nos aconsejará la mejor manera de perfilar una estrategia que nos permita alcanzar la máxima rentabilidad financiero-fiscal. Si desde que comenzamos a ahorrar mantenemos al mismo asesor financiero, podrá llevar un seguimiento para ir enfocando la estrategia hacia nuestros objetivos vitales, siempre valorando las necesidades financieras de cada etapa.

En este punto, cabe recordar que hay vida más allá de los planes de pensiones tradicionales, ya que existen otros productos financieros como los planes de previsión asegurados (PPA), que cuentan con las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones y aseguran un tipo de interés para toda la duración del contrato, los planes de ahorro individual sistemático (PIAS) o los seguros de vida de ahorro, que no gozan de ventajas fiscales, pero permiten el rescate en cualquier momento. Incluso, los fondos de inversión también pueden ser un buen complemento de ahorro para la jubilación, con una liquidez que ofrecen y su acceso a un mayor abanico de productos les diferencian de los planes de pensiones tradicionales.

Por otro lado, no debemos olvidarnos de las ventajas fiscales con las que cuentan estos productos de ahorro e inversión. Los planes de pensiones, por ejemplo, presentan condiciones muy atractivas para los ahorradores, ya que las aportaciones reducen la base liquidable general del IRPF. 

A pesar de que la jubilación sea percibida como un escenario muy lejano para los millennials, nunca es pronto para empezar a ahorrar para ese periodo de la vida que tiene que ser un momento para disfrutar con la familia después de muchas décadas de esfuerzo. 

Pilar Barcelona
Delegada Territorial del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España (Aragón)


Artículo publicado en Actualidad de las Empresas Aragonesas.