Noticias EFPA

26/07/2018

Cinco consejos básicos antes de contratar una hipoteca

Pocas veces en la vida tomaremos una decisión tan importante como la compra de una vivienda, por ello resulta más que recomendable no precipitarnos y seguir ciertos pasos a la hora de contratarla. Desde el departamento de educación financiera de EFPA España, os ofrecemos algunas pautas basadas en el asesoramiento, la consulta y la planificación, que deberíamos tener en cuenta antes de contratar un préstamo hipotecario:

Cinco consejos básicos antes de contratar una hipoteca
 

1. Asesoramiento: Un paso fundamental


No nos engañemos, contratar una hipoteca es agotador, por eso el primer paso que debemos dar es buscar asesoramiento profesional, para estar informado de las ventajas que podemos obtener y qué aspectos de la hipoteca podemos negociar para conseguir las mejores condiciones según nuestro perfil, ahorrándonos a su vez tiempo y dinero. Por otro lado, es fundamental entender a qué nos comprometemos a la hora de firmar el contrato, ya que probablemente sea una de las mayores inversiones que realicemos durante toda nuestra vida.
 
Es ahí donde la figura del asesor financiero cobra especial importancia, debiéndonos informar de una forma transparente y clara de todas las condiciones, no solo al principio, sino durante todo el proceso. Encontrar un asesor cualificado es una de las mejores decisiones que podemos tomar si queremos contratar una hipoteca.
 

2. Cuantas más entidades consultemos, mejor


Una vez aconsejados, y con una idea clara de las condiciones reales a las que podemos optar, es hora de consultar las ofertas de cada entidad. Según a la entidad financiera a la que acudamos, las condiciones pueden variar, pudiéndose ajustar en mayor o menor medida a nuestros requisitos. En este caso, cuantos más bancos visitemos, mayor será nuestra horquilla de ofertas donde elegir y al mismo tiempo negociar.
 
Por otro lado, aunque es una buena idea consultar comparadores online que nos permiten hacernos una idea del panorama de las ofertas de los bancos, lo más recomendable siempre es acudir a la sucursal en persona para que los asesores del propio banco nos informen en detalle de cualquier duda y hagan una valoración personalizada de nuestro estado financiero.

 

3. Hacer balance de las condiciones


Ya con las ofertas de las diferentes entidades sobre la mesa, es hora de hacer balance. Obviamente, un aspecto importantísimo que debemos tener en cuenta será el diferencial que nos ofrezcan, sin embargo, no debemos orientarnos solo por este indicador. Algunas ofertas con diferenciales, en principio atractivas, pueden llevar varios gastos asociados como las vinculaciones o las comisiones. Es por tanto momento de echar mano de la calculadora y tener en cuenta cada aspecto de la oferta, incluyendo también estos gastos vinculados.
 
 
Además a todo esto deberemos sumar los gastos de escrituras e impuestos que suelen rondar entre 10% y un 15% del valor del inmueble.
 


4. ¿A plazo fijo o variable?


Otra decisión clave es si nos conviene más una hipoteca a plazo fijo o variable, ambas opciones tienen ventajas y desventajas que debemos valorar.
 
En el caso de las variables, el tipo de interés se revisa cada cierto periodo de tiempo, por lo que las cuotas serán inestables y nos será más difícil planear nuestras finanzas en los siguientes años. Sin embargo, sus comisiones son menores y la cuota inicial es más barata, permitiéndonos alargar los años de hipoteca. En cuanto a la hipoteca fija, al contrario que las variables, son más estables y nos permiten prever lo que vamos a pagar de hipoteca cada año en curso. El tipo fijo tiende a ser más barato, ya que se reduce el número de años y por tanto pagamos menos intereses, aunque no siempre es así. A pesar de ello, la cuota mensual y las comisiones suelen ser más caras.
 
Por lo tanto, la mejor opción es valorar siempre de la mano un experto cuál es la mejor alternativa que se adapta a nuestras circunstancias personales.
 
 

5. Calcula tus cuotas y el plazo según tus necesidades


Por último, es recomendable planear los pagos y los años en los que querremos devolver nuestro préstamo. Aunque desafortunadamente todavía no podemos predecir el futuro para saber cuál será nuestra situación económica en los próximos años, es óptimo que nos hagamos una idea realista de cómo será el estado de nuestras finanzas durante los años en los que haremos frente a la hipoteca. A mayor número de años, menor será la cuota mensual, sin embargo, mayor será el pago final de intereses al banco, de ahí que sea importante que ajustemos nuestro plan de pagos hipotecario.

Departamento de Educación Financiera de EFPA España.