Entrevistas

03/01/2020

Conoce a José María Fuster (EFA), nuevo delegado Territorial en Castilla La Mancha

José María Fuster, certificado EFA desde 2005, se ha convertido en el primer delegado territorial de EFPA España en Castilla-La Mancha, una de las regiones donde la asociación no tenía hasta ahora una presencia activa. Fuster explica que el reto para el sector es que “el asesoramiento debe ser más que nunca profesional, ético e independiente”.

Conoce a José María Fuster (EFA), nuevo delegado Territorial en Castilla La Mancha

1. ¿Cómo conociste EFPA España?

Me examiné de EFA nivel II en 2005, pero ya había tenido conocimiento de la asociación a través de prensa especializada y profesionales que ya habían conseguido su certificación. Con 5 años de vida ya se estaba desmarcando como la asociación que agrupaba a los profesionales dedicados al asesoramiento y la planificación financiera en nuestro país, debidamente certificados.  
 

2. ¿Cuáles son los planes más inmediatos para la nueva delegación de EFPA en la región?

En Castilla La Mancha hay 693 asociados, según los últimos datos a junio de 2019. EFPA España se ha marcado un ambicioso objetivo de ampliar los servicios a los asociados, cartera de entidades colaboradoras y crecimiento de asociados. Para ello estamos aumentando nuestra capilaridad en todo el territorio español, abriendo delegaciones en aquellas regiones donde todavía no se tiene una estructura estable, como es el caso de Castilla La Mancha.
 

3. ¿Cuáles son las principales preocupaciones financieras que muestran los ahorradores castellano manchegos?

El ahorrador castellano-manchego tiene las mismas preocupaciones financieras que puedan presentar el resto de los ahorradores en España; profundidad de la desaceleración económica global, impacto en España de la formación del nuevo gobierno, guerra comercial, Brexit, etc. Si destacar que el perfil inversor ya de por si más conservador que la media, se ha visto acentuado por la crisis financiera. El entorno de tipos bajos les impacta muy directamente.
 

4. ¿Cuál es el principal reto al que se enfrenta el asesor financiero para mejorar su relación y el servicio que ofrecen al cliente en un entorno actual de tipos bajos?

El principal reto es que el asesoramiento debe ser más que nunca profesional, ético e independiente.  En el actual nivel de tipos (y lo que nos espera) el ahorrador- por fuerza reconvertido a inversor- debe asumir riesgo si quiere que su dinero no se lo erosione la inflación. Debemos saber trasmitir al cliente que invertir no es sólo comprar un activo financiero. Invertir es saber cuáles son los objetivos que tiene el cliente con el dinero disponible; jubilación, compra vivienda, estudio hijos, etc. Este dato, junto con su perfil de riesgo, nos permitirá poder asesorarle correctamente y acompañarle en un plan de inversión.
 

5. ¿Qué momento crees que vive el sector del asesoramiento en su Comunidad Autónoma? ¿La bancarización en el servicio es el principal escollo?

En una encuesta realizada por EFPA España en 2013 se reflejaba que un 77% de los ahorradores de Castilla La Mancha confiaba poco o nada en las entidades financieras. La crisis financiera de 2008 y los casos de los casos de venta de productos complejos conllevo un descrédito de las entidades financieras superior a la que se recogió en la encuesta a nivel nacional, que fue de un 73%. Situando a los castellano manchegos en el quinto puesto del ránking entre los que menos confianza mostraban hacia su entidad.
 
El nivel de riesgo es la característica que más influye en los castellano-manchegos a la hora de contratar un producto de inversión, por delante de la rentabilidad de la inversión, la compresión del producto, el nivel de riesgo y la fiscalidad. Pero la crisis financiera también ha dejado una lectura positiva. Ocho de cada diez encuestados reconocían que se preocupa más que antes por conocer las características de los productos que contrata, por lo que el entorno para el asesoramiento profesional y ético es perfecto, y debemos preocuparnos de que llegue a todos los ahorradores de la región.
 

6. ¿Qué podéis hacer los profesionales para hacer ver el valor añadido que ofrecéis al cliente? 

Los más importante es tener una buena formación técnica y mantenerse informado y actualizado. Aquí destaco la labor de EFPA España como asociación independiente dedicada a certificar la formación técnica de sus miembros, exigiéndoles una experiencia mínima para poder actuar como Asesor Financiero.  Además, y no menos importante, todos los miembros deben firmar y acatar un Código Ético y rectificarse anualmente con una formación mínima de 30 horas.
 
Ahora, todo este esfuerzo y conocimiento se debe hacer valer a través de un conocimiento del cliente y tratarle como a un familiar allegado. Con la información que se nos proporcione (objetivos, tolerancia al riesgo, necesidades liquidez, rentas, etc.) debemos trabajar conjuntamente para elaborar un plan de inversión adecuado, que se deberá revisar periódicamente y adaptarse a cambios que se presenten.