Noticias EFPA

08/10/2019

Información y máxima cualificación para lograr los objetivos financieros, según Pilar Barcelona (AEA)

El mal comportamiento de los mercados durante la recta final de 2018 provocó una huida de los ahorradores particulares hacia activos tradicionalmente considerados de menor riesgo, un movimiento natural si nos atenemos a la necesidad de minimizar riesgos en un entorno complicado con la volatilidad como protagonista.

Información y máxima cualificación para lograr los objetivos financieros, según Pilar Barcelona (AEA)
Además, Pilar Barcelona, Delegada Territorial del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España en Aragón, que ha colaborado este mes en el medio ‘Actualidad de las Empresas Aragonesas’, explica que en este escenario, una mayoría de los aragoneses mantiene un perfil más conservador, cuando el entorno actual de tipos bajos, que se prolongará en los próximos meses a tenor de los últimos movimientos de los bancos centrales, requiere adquirir determinados riesgos para obtener rentabilidades en el largo plazo.

De ahí la obligación que tenemos de seguir trabajando para mejorar la cultura financiera de los clientes, que deben exigir siempre un asesoramiento de calidad y personalizado que se adapte a su perfil y necesidades.  

Una reciente encuesta que hemos elaborado en EFPA España señala que dos tercios de los ahorradores aragoneses apuestan por los fondos de inversión, situándose como el principal vehículo de ahorro e inversión. Sin duda, se trata de una buena alternativa para que los clientes rentabilicen sus ahorros, gracias a las ventajas que ofrecen, como la seguridad y liquidez, ya que el partícipe de fondos es, en todo momento, propietario de sus participaciones. Incluso en los peores momentos de la crisis financiera, los fondos fueron el único instrumento de ahorro que pudo facilitar liquidez inmediata a los partícipes que la reclamaron.

Por otro lado, la inversión en fondos no se ve afectada en caso de quiebra de la entidad, se trata de un producto completamente transparente, ya que el partícipe recibe numerosa información, tanto antes como durante el mantenimiento de su inversión, sobre la evolución del fondo, la composición de su cartera, los gastos soportados, etc., y la fiscalidad permite que se tribute por los beneficios realizados, y no mientras la inversión no se reembolse.

Los fondos han ganado terreno y popularidad en los últimos años, pero todavía un 58% de los aragoneses invierte también en depósitos, pese a la escasa rentabilidad que ofrecen estos productos, situados en mínimos históricos. Lo cierto es que en este escenario se hace más importante que nunca recibir ese asesoramiento financiero de calidad y personalizado, al que aludíamos al inicio, que se adapte al perfil y características de cada inversor, con el objetivo de intentar preservar el capital en el medio plazo y lograr rentabilidades en los momentos en los que el mercado ofrezca un respiro. 


Un dato positivo de la encuesta de EFPA es la creciente preocupación del común de los ahorradores por complementar la jubilación.

En este sentido, más de la mitad (52%) se interesa ahora más que antes por ahorrar para complementar su jubilación, asumiendo las dificultades que tendrán para mantener su poder adquisitivo después de trabajar, si cuenta solo con la pensión pública.

En este sentido, los planes de pensiones tradicionales se consolidan como el producto preferido por el ahorrador de la comunidad para este fin (56%), mientras que un 22% ahorra para la jubilación a través de otros productos no específicos (fondos, depósitos…) y apenas un 9% contrata vehículos alternativos diseñados en exclusiva para la jubilación. Como es el caso de los PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático), PPA (Planes de Previsión Asegurados) o Seguros de ahorro. Lo que pone de manifiesto la falta de más cultura financiera, una responsabilidad que también es de los profesionales, que debemos trabajar para ofrecer a nuestros clientes la información más completa sobre todas las alternativas de inversión a su alcance.

Con este panorama, la mejor cualificación de los profesionales será la única forma de asegurar que cuentan con las mejores armas para ofrecer un servicio satisfactorio que permita lograr los objetivos financieros marcados y la mejor forma de que el cliente entienda la importancia de los servicios de asesoramiento financiero, siempre y cuando se reconozca el valor añadido que pueden ofrecer al cliente.

Pilar Barcelona
Delegada territorial del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España (Aragón)