Noticias EFPA

12/11/2019

Tribuna de opinión de Santiago Satrústegui: “Educar y proteger al inversor en materia hipotecaria” (Banca Privada, Inversión)

La nueva Ley de Crédito Inmobiliario, que entró en vigor el pasado 16 de junio, trata de ofrecer una mayor protección al consumidor con la obtención de mayor información sobre la contratación de una hipoteca y algunas mejoras en las condiciones de contratación.

Tribuna de opinión de Santiago Satrústegui: “Educar y proteger al inversor en materia hipotecaria” (Banca Privada, Inversión)
La ley exige a las entidades la máxima transparencia en todos los procesos, desarrollando un esquema general para asegurar que el consumidor lea toda esa información a su disposición. Ahora, el cliente elige al notario al que remite la documentación para que, al menos 10 días antes de la firma del contrato de hipoteca, resuelva todas las dudas, además está obligado con la nueva normativa a completar un test que confirme que ha leído la letra pequeña del contrato, antes de la rúbrica definitiva. 

Falta confirmar si todas estas modificaciones que se han introducido en la nueva normativa supondrán un abaratamiento real o, por el contrario, provocarán un encarecimiento y más difícil acceso a las hipotecas. Aunque todavía es pronto para valorar todos los aspectos de esta normativa, en la medida en que sirva para avanzar en la protección y seguridad del cliente, el balance será positivo. Como ya ocurrió con la entrada en vigor de la normativa MiFID II, que armonizaba la regulación sobre los mercados de valores y los instrumentos financieros y estaba inspirada en las premisas de la seguridad, la eficacia y la transparencia de los mercados, la clave es que todos los actores implicados tengan claro que el objetivo es avanzar hacia la máxima protección del cliente y la mejor cualificación por parte del profesional que provee estos servicios financieros.

 
Falta confirmar si todas estas modificaciones que se han introducido en la nueva normativa supondrán un abaratamiento real o, por el contrario, provocarán un encarecimiento y más difícil acceso a las hipotecas. Aunque todavía es pronto para valorar todos
Pero, además, la industria financiera debe redoblar sus esfuerzos para fomentar la cultura financiera entre los ciudadanos, que no es otra cosa que, por ejemplo, conocer todos los detalles que una persona debe saber a la hora de adquirir una vivienda o ser consciente de que la compra de un inmueble, como inversión, acarrea unos riesgos como ocurre con cualquier otro activo financiero.
 
En todo caso, los profesionales de la industria, como interlocutores directos de sus clientes,  tienen un papel fundamental a la hora de mejorar la información y el conocimiento general en materia de finanzas, por lo que contar con una cualificación concreta y cumplir unos requisitos de conocimientos y competencias exigibles es clave, también en materia hipotecaria. De ahí que resulte primordial que se diseñen planes de formación específicos que permitan ofrecer el servicio más completo al cliente. La ley Hipotecaria ya incluye requerimientos que pretenden regular los requisitos formativos para el personal involucrado. Apostamos por certificar a todas las personas que informen o asesoren sobre la concesión de préstamos inmobiliarios.

Al fin y al cabo, la compra de una vivienda es una de las grandes decisiones financieras que puede tomar una persona a lo largo de su vida, por lo que resulta muy positivo avanzar en todos los mecanismos que mejoren todo el proceso, en términos de mayor transparencia, garantías de solvencia, rapidez y un mejor acceso a toda la oferta del mercado.

Santiago Satrústegui
Presidente de EFPA España