Noticias de asesoramiento financiero

25/03/2019

Joan Pons te dice cómo sobrevivir a la campaña de la Renta (Diari de Tarragona)

El próximo 2 de abril arranca de forma oficial la campaña de la Renta 2018, por lo que es buen momento para resolver algunas dudas que suelen surgir a los contribuyentes y ofrecer algunas directrices sencillas para que la tarea sea lo más llevadera posible y que la factura fiscal sea lo menos pesada. Joan Pons, Secretario de EFPA España, te brinda algunos consejos antes del inicio de la campaña.

Joan Pons te dice cómo sobrevivir a la campaña de la Renta (Diari de Tarragona)
En primer lugar, es importante tener en cuenta que los contribuyentes con ingresos inferiores a 22.000 euros anuales están exentos de presentar la Declaración de la Renta, en caso de que procedan de un solo pagador.

El límite mínimo para los que hayan tenido dos o más pagadores asciende a 12.643 euros, una cifra ligeramente superior a la establecida hasta el año pasado (12.000 euros) y que el año que viene se situará en los 14.000 euros. Ni que decir tiene que es preferible repasar el borrador, en cualquier caso, sobre todo cuando se aplicaron retenciones altas en la nómina, por si tenemos la suerte de que salga a devolver.

Cabe destacar que, desde el día 15 de marzo, los contribuyentes ya pueden consultar sus datos fiscales del IRPF y solicitar el número de referencia. Una vez tengamos delante de nosotros el borrador de la Declaración de la Renta, lo primero que debemos tener presente es si durante el pasado año nuestras vidas han sufrido algún cambio personal importante que puede afectar a la declaración. Como, por ejemplo: un cambio de domicilio, en el estado civil o el nacimiento de un hijo, entre otros.

Por este motivo, una de las primeras dudas que se nos presentan suele ser si resulta beneficioso presentar la declaración conjunta o de forma individual. Como norma general, debemos tener en cuenta que la declaración conjunta será interesante sólo para aquellas parejas en las que uno de los cónyuges no reciba ingresos o estos sean muy bajos y no superen los 3.400 euros anuales.

De igual modo, también resulta recomendable la declaración conjunta para las familias monoparentales (el progenitor y sus hijos, siempre que los hijos no perciban rentas). En todo caso, lo mejor solución pasa por utilizar alguno de los simuladores oficiales, a disposición del contribuyente, para saber qué alternativa resulta más conveniente en cada caso concreto o consultar con nuestro asesor de referencia.

 

Otra de las novedades que se aplicará en la declaración de este año es que, por primera vez, se ha establecido una deducción si el cónyuge del contribuyente tiene una discapacidad y este está a su cargo.


La cuantía es de 1.200 euros anuales, repartidos en 100 euros al mes, pero en 2018 solo se aplica para el periodo comprendido entre el 5 de julio y el 31 de diciembre. Asimismo, como novedad también para 2018, por aquellos hijos que formen parte de una familia numerosa que exceda del número mínimo de hijos exigido para que dicha familia haya adquirido la condición de familia numerosa de categoría general o especial, se tendrá derecho a una deducción de hasta 600 euros anuales, si bien para 2018 también aplica sólo para el mismo período que para la deducción por cónyuge con discapacidad.

Por otro lado, las personas que el año pasado se aventuraron a crear una nueva empresa también están de enhorabuena: la deducción se aumenta del 20% al 30%, con un máximo hasta 60.000 euros. Es decir, 10.000 euros más que el año anterior, si bien cabrá analizar si la deducción por este mismo concepto aplicable en la Comunidad Autónoma del contribuyente es más beneficiosa que la estatal.

Actualmente, pueden distinguirse cinco tramos en la base imponible general, en la que se integran: las rentas del trabajo, los arrendamientos de inmuebles, las actividades económicas y las imputaciones de rentas. Su distribución es progresiva, de forma que los más bajos cuentan con el tipo de gravamen más bajo, aunque éste va creciendo conforme lo hace la renta del contribuyente.

En 2018, la distribución de las tablas de IRPF quedó en el 19% (de 0 a 12.450€), 24% (de 12.451 a 20.200€), 30% (de 20.201 a 35.200€), 37% (de 35.201 a 60.000€) y 45% para más de 60.001€, si bien la regulación que cada Comunidad Autónoma ha realizado respecto al tramo autonómico provoca que cada territorio tenga tipos diferentes a los aquí relacionados.

Son algunos factores a tener en cuenta para tratar de sacar el mayor rédito a nuestra declaración, aunque sin lugar a dudas la mejor estrategia pasa por contar con la ayuda de un asesor cualificado que nos ayude a revisar nuestro borrador de la Declaración de la Renta. Un pequeño esfuerzo que merecerá la pena. 


Joan Pons
Secretario de EFPA España