Noticias de asesoramiento financiero

05/11/2015

MiFID II exigirá una cualificación y experiencia mínima a los asesores

MiFID II fue uno de los temas de discusión en el Encuentro Anual de Asesores Financieros que celebró EFPA España en la Comunidad Valenciana el 21 de octubre. En la charla participaron representantes de diferentes actores inmersos en este ámbito. Reguladores, entidades y centro formadores junto con EFPA tienen mucho que aportar en la discusión sobre el nuevo horizonte ante los cambios en el sector del asesoramiento financiero.

MiFID II fue uno de los temas de discusión en el Encuentro Anual de Asesores Financieros que celebró EFPA España en la Comunidad Valenciana el 21 de octubre. En la charla participaron representantes de diferentes actores inmersos en este ámbito. Reguladores, entidades y centro formadores junto con EFPA tienen mucho que aportar en la discusión sobre el nuevo horizonte ante los cambios en el sector del asesoramiento financiero.


•    Sonia Martínez, Técnico del departamento de autorización y registro de entidades, CNMV:


o    Refiriéndose a las directrices que marca ESMA: “Nacen como consecuencia del desarrollo del art. 25 de MiFID II. La primera vez que se habla de asesoramiento como servicio de inversión fue con MiFID I. Pero ahora MiFID II quiere incidir sobre ello y mejorar el concepto del asesoramiento financiero”; “lo que exigen estas directrices es que las entidades deberán tener responsabilidad sobre los conocimientos y las competencias de su personal, tanto del que asesora como del que solo informa”.

o    La experiencia medible en años y una cualificación mínima serán dos requisitos indispensables con MiFID II a la hora de ejercer tareas de asesoramiento.

o    No se aplicará la exención de cualificación a personas que tengan una amplia experiencia. El primer borrador planteaba la posibilidad de que quienes acreditaran cinco años de experiencia como asesores, fuesen exonerados de obtener la cualificación mínima.  Esto se ha eliminado pues los organismos reguladores han confirmado que de cualquier manera es necesario tener unas bases técnicas adecuadas para poder desarrollar adecuadamente la labor de asesoramiento.  .

o    También puso sobre la mesa el problema de la negociación y cómo homologar las cualificaciones: “Cada autoridad nacional competente será la que publique cuáles son las cualificaciones y qué características deberán tener, así como la experiencia que se requiere para cada una de ellas”.

o    La formación interna es otra de las cuestiones que siguen en discusión: “Está claro que las cualificaciones tendrán que renovarse continuamente, como ocurre con un médico”.

o    Otra posibilidad que está sobre la mesa es que ESMA exija que se actualice el conocimiento de los profesionales cada vez que se vaya a comercializar un producto nuevo.  En este caso, la entidad será la encargada de ofrecer la formación específica sobre dicho producto, sin limitarse a aspectos netamente comerciales.. A este respecto, “una cuestión que se está valorando es si sería suficiente una formación interna homologada por un tercero”.

o    Las directrices de ESMA separan de forma muy clara los requisitos que debe cumplir el profesional que asesora de aquél que sólo da información: “No es limitarse a dar un folleto. Tiene que haber cierta interacción sin llegar al asesoramiento. Si el que informa llega a asesorar, es la entidad la que debe asegurarse que ese profesional tiene el nivel necesario para hacerlo”.

o    Requisitos para aquellos que vayan a ofrecer información a un cliente: riesgos de los productos, imputaciones fiscales, costes totales, funcionamiento de los mercados, impactos de figuras económicas y acontecimientos en los mercados. Para los que ofrezcan asesoramiento, a todos estos requisitos habrá que incluir su expertise para hacer entender al cliente por qué un producto determinado es el adecuado para su cliente, siempre teniendo en cuenta su perfil para que sean capaces de hacer un adecuado test de idoneidad al cliente.  


•    Germán Guevara, executive manager de EFPA Europa:


o    Destacó la autorregulación que lleva realizando EFPA desde hace 15 años y el prestigio de sus certificaciones: “Si con la nueva regulación es obligatorio el certificado, desde EFPA esperamos que éste no convierta en un puro trámite. Por eso estamos dando ideas para que los requisitos estén en un nivel adecuado y sean similares en los 28 países de la UE. Las directrices van en esa línea”.

o    Destacó la importancia de la independencia del examen porque “es lo que genera de verdad un sello de calidad”. No tiene sentido que las entidades tengan miedo con esta normativa sobre como formarán a su red: “Si en sus redes tienen empleados haciendo labores de asesoramiento, la normativa sólo viene a exigir que demuestren que saben hacerlo, no se trata de un requisito adicional.  Es más, servirá para filtrar aquellos empleados que estaban realizando funciones para las que no estuviesen correctamente preparados, lo que es bueno para la entidad”.


•    Alicia Yagüe, responsable de Servicios Jurídicos de Tressis:


o    Señaló que “MiFID II debe ser un reto y oportunidad para el sector, nunca una amenaza”. Para la responsable de Tressis, “los profesionales no siempre tienen el nivel que EFPA está exigiendo a través de sus certificaciones, que es muy alto y tienen un componente de prestigio para los profesionales”. Para Yagüe, lo que si será importante es que los profesionales del sector “controlen el tema de la fiscalidad, cómo gestionar las carteras y sepan valorar la idoneidad de un producto para un cliente”.